A pesar del viento en contra

Para el día de hoy (09/01/10)
Evangelio según San Marcos 6, 45-52

(Hay veces en que el silencio orante y atento debe ser el mejor de los comentarios y la más frcutífera de las reflexiones.

Quizás así deba ser con el Evangelio para el día de hoy.

Porque al igual que les ha sucedido a los discípulos, nuestras vidas son frágiles barcas en medio del mar; y nos ocurre que, obien nos acometen tempestades o el viento no está a nuestro favor.

Remar con el viento en contra es causa de fatiga, de dolores y desánimos; no hay muchas cosas peores que el esfuerzo de balde.

Nunca, jamás el Maestro ignora nuestros esfuerzos y nos pasa de largo -como solemos hacer nosotros con los hermanos que languidecen a nuestro lado-

A pesar del viento en contra y de nuestros temores, por sobre toda esa bulla que nos creamos, resuena la voz fuerte de Jesús caminando sobre esas aguas que nos paralizan y amenazan.

-¡Ánimo!-

-¡Soy Yo!-

-¡No tengan miedo!-

Nada más

Es nejor volver al silencio para poder escucharlo)

Paz y Bien

4 comentarios:

Angelo dijo...

Cuando sentimos cercana la presencia de Jesús todos nuestros temores se esfuman. Siempre está. somos nosotros los que nos alejamos. Un abrazo

Monja de Clausura Orden de Predicadores dijo...

A simple vista, lo lógico es que remar contra corriente es un esfuerzo inútil, pero la lógica es superada por la fe, por eso la oración aunque yo muera habíendo orado por una intención y no la vea en vida hecha realidad, mi esfuerzo no ha sido en valde. Si yo no me hubiese esforzado cuando perdí la memoria tras una conmoción celebral, que me dejó tres meses en coma, si yo no hubiese luchado, digo-, estaría en una silla de ruedas, y hoy no sería lo que soy y lo que puedo ser. Nada es en valde, el amor no tiene precio, solo nos hace falta fe, una gran fe para que mi propia montaña se mueva de lugar.
Con afecto
Sor.Cecilia Codina Masachs O.P
«ESTOY A TU LADO»

rgr dijo...

Siempre se trata de darnos cuenta que no vamos solos, querido Ángel. Gracias por tu fraternal y presencia y apoyo en este simple trabajo.
Un abrazo en Cristo y María
Paz y Bien
Ricardo

rgr dijo...

Tiene usted mucha razón, estimada sor Cecilia... Quizás debí haber escrito "...el aparente esfuerzo de balde"; quizás también lo hice pensando un poco en que si el Señor no viene en nuiestra pequeña barca, por más que nos esforcemos no habrá nada en nuestra red.
Todo es valioso si Él tiene lugar en nuestras vidas.
Le agradezco profundamente sus palabras y su valiosísimo testimonio de vida, y celebro en Jesús su ministerio, su consagración y su salud.
Un afectuoso saludo en Cristo y María
Paz y Bien
Ricardo

Publicar un comentario

ir arriba