Lectoescritura


Para el día de hoy (03/01/10)
Evangelio según San Juan 1, 1-18

(La Palabra de Dios es Palabra de Vida y Palabra Viva.
Por la Palabra, todo fue creado.
Todo lo que existe es expresión de la Palabra.

Sin embargo, hemos elegido las tinieblas y perdimos la capacidad de leer la escritura de Dios en lo creado, en la naturaleza.
En el Edén la lectura de la Palabra en la creación era natural; no obstante, nos hemos caído y hemos olvidado, quedando reducidos al silencio.

El silencio sólo es santo cuando se lo busca desde la oración para escuchar al otro, y en especial al totalmente Otro, al Creador.
En cualquier otro caso, el silencio es carga, es producto de ese mal que llamamos pecado.

La Palabra es la luz verdadera que ilumina a todo ser humano y a toda creatura.
Aún en la tiniebla más cerrada, prevalece su brillo. Aún cuando todo parezca noche cerrada, siempre hay una llama inextinguible en el corazón que nos hace buscar al Creador.

La Palabra se ha hecho carne y habitó entre nosotros.
La Palabra ha venido personalmente para que recuperemos el habla, y la capacidad de leer en la creación la mano bondadosa del que nos creó.
La Palabra acampa entre nosotros para que no haya más silencios, y para que la noche ya no sea amenaza.
Por eso revivimos su Presencia entre nosotros llamando a ese momento sagrado Nochebuena.

La Palabra acampa entre nosotros para que, leyendo de nuevo el amor de Dios por nosotros, nos hagamos Palabra para el hermano que vive en silencio.
Nada más ni nada menos es el dar testimonio de su Gloria)

Paz y Bien


2 comentarios:

Maria dijo...

Estupendo el comentario. Disciernes muy bien entre el buen silencio que brota de la oración y ese otro callar fruto del pecado.
Que su Palabra resuene en nuestras vidas.

rgr dijo...

Amén, Así sea, María. Gracias por tus palabras.
Dios haga próspero en santidad este año que comienza para todos.
Paz y Bien
Ricardo

Publicar un comentario

ir arriba