Con palabras y hechos

Para el día de hoy (25/01/10)
Evangelio según San Marcos 16, 15-18

(No hay límite físico,geográfico, temporal o cósmico.

El Señor envía a sus discípulos -a nosotros- a anunciar la Buena Noticia a toda la creación.
Nada ni nadie ha de quedar sin saberlo.

Desde una obviedad necesaria, debemos acentuar algo que es perentorio: si la noticia de Jesús no es buena para cada uno de nosotros, no hay anuncio válido.
Se transforma en transmisión de doctrina que no cambia la vida.

Por eso también, quien crea se salvará, y el que no crea se condenará.
Es decisión y consecuencia humanas, no acto punitivo de un juez severo.
Abbá Padre de Jesús y Padre Nuestro es Amor y Misericordia.

Y el anuncio de la Buena Noticia es manifestación de la Palabra que se encarna y hace vida.
Es Buena Noticia a toda la creación cuando hay coherencia entre lo que se declama y lo que se vive a diario.

Y hay promesas ciertas del Maestro de que habrá señales maravillosas, signos que a veces dirán mucho más que las propias palabras.

Se arrojarán en nombre de Jesús los demonios que atenazan las vidas y las transforman en muerte cotidiana

Se hablarán nuevas lenguas, desde la capacidad propia y en el lenguaje universal del amor, aunque el mundo exprese como lengua habitual y común la verba del dinero y la violencia.

Los venenos de la insidia, la envidia y la difamación no harán daño; nadie ni nada puede con el Espíritu de Aquél que mora en nosotros.

Se podrá desde el amor de Jesús desterrar toda enfermedad, y especialmente las dolencias producto de la exclusión y la marginación, imponiendo las manos de la fraternidad y la comunión.

Con Palabras y hechos que hablan el Maestro envía a sus discípulos.

Con Palabras y hechos concretos nos envía hoy, ahora mismo el Maestro a anunciar la Buena Noticia de la Vida plena a un mundo que sólo sabe repetir las malas noticias de lo que perecer, las malas noticias de lo efímero, las malas noticias de la muerte.)

Paz y Bien


6 comentarios:

ARCENDO dijo...

Con palabras y hechos, cada día DIOS nos da su mensaje de esperanza. Con palabras y hechos, hemos de responder a su llamada. Con palabras y hechos, tú, nos lo recuerdas. GRACIAS POR ELLO.
SALUDOS.

Salvador Pérez Alayón dijo...

Proclamar el Evangelio y la Buena Noticia no es cualquier cosa, es "La Buena Noticia", es la mejor, la única, la anhelada y deseada por todos, porque es Noticia de Salvación y de eternidad.

Tenemos y debemos de proclamarla cómo lo que todos, aún los que no lo saben y la rechazan ciegamente, ansiamos alcanzar. Todos queremos ser felices, ¿quién no?, pero esa felicidad no es de este mundo caduco y de cosas finitas; esa felicidad está en el gozo de alcanzar la presencia de DIOS para Siempre.

Y esto no son palabras, sino hechos que todos podemos experimentar. Atrévete a experimentarlo y verás el Rostro del verdadero gozo. Eso fue lo que vivió Pablo, y eso fue lo que proclamó.

Un abrazo en XTO.JESÚS.

eligelavida dijo...

Una maravillosa labor: proclamar la Buena Noticia, no siendo un martillo pilón, sino dejando actuar a la Gracia, porque "nadie ni nada puede con el Espíritu de Aquél que mora en nosotros".

rgr dijo...

Gracias a tí, estimado Arcendo, por tus palabras; quiera el Espíritu del Resucitado iluminarnos para poder ver el milagro de la vida que se nos regala y que se renueva cada día.
Un saludo fraterno en Cristo y María.
Paz y Bien
Ricardo

rgr dijo...

Querido Salvador, a tus profundas palabras agregaría que también es misión despertar el hambre de Dios y de plenitud verdadera que a veces está dormido en el corazón de las personas.
Un abrazo en Cristo y María.
Paz y Bien.
Ricardo

rgr dijo...

Eligelavida, siempre es grato leerte...Dios confía en nosotros, ¡cree en nosotros!, y nada más tenemos que abrirle nuestra puerta a su misericordia.
Un abrazo en Cristo y María
Paz y Bien
Ricardo

Publicar un comentario

ir arriba