Manifestación de Dios, fiesta de niños

Epifanía del Señor

Para el día de hoy (06/01/10)

Evangelio según San Mateo 2, 1-12

(Epifanía, en su raíz griega, significa manifestación.

-con la paciencia del sembrador, con la tenacidad del campesino, el Dios del Universo fué cultivando la semilla de la Salvación a través de los siglos. Dicen antiguos sabios que el hombre es tierra que anda: por eso, sin demoras, castigos ni excusas esa semilla fue sembrada en la tierra fértil del corazón humano para cerrar la brecha abierta por el pecado original.

Fué un crecimiento extenso pero constante: pequeños brotes fueron asomando en la humanidad primera refugiada en cavernas y en la comunión con la naturaleza de los pueblos originarios; hojas más fuertes se asomaron en las carpas de un pastor de Ur que sería padre de naciones, y un tronco inicial en las casas de unas tribus esclavas de Faraón.

Esas tribus peregrinaron en el crisol del desierto transformándose al sol del Altísimo en pueblo, un Pueblo Elegido en donde florecería de manera increíble esa semilla del rescate.-

Epifania significa manifestación.
Y en ese pueblo, Dios mismo se ha manifestado de un modo inesperado y maravilloso.
No ha florecido un rey, un emperador, un caudillo poderoso: la Vida se ha manifestado en un Niño en brazos de su Madre.

Dios con nosotros, Yahveh Salva...

Dios se ha hecho Niño y, por ello, todos los niños son sagrados.

Sin embargo, para algunos no ha sido una Buena Noticia.

Ni los Herodes del poder, ni los fariseos usurpadores de esperanzas, ni los escribas de la razón absoluta, ni los filisteos del consumo y el materialismo quieren vestirse de fiesta para este momento único.

El Dios Niño llora su hambre y su frío en brazos de su Madre, en una gruta refugio de animales.

En un pueblo de entre todos, floreció la Salvación... Pero la esperanza y la vida laten en el corazón de cada mujer y de cada hombre.
Y aún cuando la noche parezca inexorablemente cerrada, Dios se ha manifestado, y la noche es ahora Noche Buena para terminar con la oscuridad.
Cuando campean las penumbras del alma, el Altísimo envía siempre una estrella amiga que lleva a buen término a quien se atreva a seguirla, cargando al hombro dudas y temores: hay en destino cierto de alegría, como les sucedió a esos sabios venidos de lejos, que no descansaron hasta postrarse a los pies de ese Niño Dios, que sería entonces también el Dios de ellos y de todos los pueblos de la tierra.

Dios se ha manifestado: un Niño con su Madre inauguran la fiesta de todos los niños, y de toda mujer y hombre que guiados por la estrella del Espíritu, se acercan a esa gruta con un corazón capaz de asombrarse y de descubrir la Gracia, un corazón que se llena de alegría con los regalos, que en abundancia les dá en su entrañable generosidad el Dios de la Vida)

Paz y Bien

2 comentarios:

care_lara@hotmail.com dijo...

Buenos dias queridos hermanos,este sitio me trae muchas satisfacciones,porque encuentro en él la esperanza y es saber que CRISTO quien es la cabeza,nos une donde quiera que estemos y en las situaciones donde nos encontremos.Todos los dias cambio el fondo de imagen del computador por la imagen de la reflexion del Evangelio del dia,para que mi esposo e hijos lo vean...Abrazos.

rgr dijo...

Estimada care_lara, palabras tan cálidas y generosas como las tuyas son las que hacen que este mínimo trabajo del blog tenga sentido y uno, al escribir, se alegre y conmueva junto a los demás.
Dios te regale un año próspero y fructífero en alegría, esperanza y paz junto a tu esposo y a tus hijos.
Un saludo fraterno en ese Jesús que nos convoca.
Paz y Bien
Ricardo

Publicar un comentario

ir arriba