Un nuevo éxodo: transformados en la esperanza


Para el día de hoy (06/08/10):
Evangelio según San Lucas 9, 28b-36

(Hay que decidirse a partir.
Como los que nos han precedido en este peregrinar terreno, tenemos la invitación a salir de la esclavitud y llegar a la tierra de promesas.
Dejar atrás opresiones y mezquindades para llegar a la tierra fértil de la vida plena y abundante, que ahora tiene por destinataria a toda la humanidad, y no a un pueblo específico -quizás debamos decubrirnos pueblo nuevo-.

El rostro del Maestro resplandece en el alto, la gloria del Amor de Dios disipa cualquier noche cerrada.

Hay que salir de las prisiones del egoísmo y pasar con Él a la tierra prometida a las hijas e hijos de Dios.
El nuevo éxodo es liberación, es el paso de la servidumbre al servicio.

Es claro: con Pedro quisiéramos construir cómodas tiendas y quedarnos tranquilamente allí, deslumbrados por su Rostro. Con Pedro, a menudo el silencio se nos hace gravoso y decimos cualquier cosa.

Pero nos espera una tienda mejor, en este tiempo y después también, eternamente, sin fin.

Con Pedro, debemos partir de nuestras comodidades y asumir el escándalo de la tortura y de la cruz, los que a partir de Jesús ya no serán sinónimos de tragedia sino que se han convertido para todo aquel capaz de mirar, símbolos y signos del amor más grande.

Hay que decidirse a partir, bajar al llano.

La Transfiguración del Señor debería ser para nosotros fiesta de la esperanza: a pesar de toda cruz y todo dolor que se cierne ominoso en nuestros horizontes diarios, hay una tenaz semilla de Resurrección escondida en cada corazón.

La Vida prevalece.)

Paz y Bien


4 comentarios:

La abuela frescotona dijo...

LOS TEMORES DEL HOMBRE, LE SON PROPIOS DE SU NATURALEZA. LOS GRANDES LÍDERES DE LA HISTORIA, CONVOCARON A LA LIBERTAD DE SUS PUEBLOS PARA EL GRAN ÉXODO. HOY DESGRACIADAMENTE, NOS FALTAN, Y NO TENEMOS QUIEN LOS FORME, LOS COBARDES, ANDAMOS A LA DERIVA, SIN TENER QUIEN EXTIENDA SU MANO SALVADORA.
HERMOSO Y FORMADOR RELATO.
DEJO MI SALUDO DE PAZ

rgr dijo...

A tus ciertas palabras, querida abuela, me atrevería a agregar que además de líderes, nos hacen falta líderes desinteresados, generosos y solidarios, preocupados por el prójimo antes que por sus propios intereses.
Un abrazo grande
Paz y Bien
Ricardo

su chico dijo...

Temo yo que de esos no hay.
Algún santo que otro, sí; pese a quien pese.
Pero líderes, generosos y solidarios...
Jesús no quería (ni quiere) líderes; El mismo nunca quiso serlo.
Tan solo Hijo, tan solo hermano; creo yo, claro.
En El
Al + Mc

rgr dijo...

Es verdad hermano; debería haberlo escrito de otro modo.
Quizás liderazgos o conducciones -desde el Evangelio- implique la maravillosa lógica inversa del Reino, aquello de hacerse el último.
Así los santos, que son los que verdaderamente dibujan y dan sentido a la historia. Tal como vamos, no tendríamos otro destino que el actual sin Él, hermano, padre, amigo, como lo entiendo al igual que tú.
Un abrazo
Paz y Bien
Ricardo

Publicar un comentario

ir arriba