La turbulencia del temor y la mano salvadora


Para el día de hoy (03/08/10):
Evangelio según San Mateo 14, 22-36

(Estas pequeñas barcas que somos a menudo están sometidas a los temporales más bravos, y parece que nos hundimos.

El viento en contra del desprecio, la oscuridad del sinsentido, la brújula rota del egoísmo nos hacen entrar en las aguas turbulentas del temor.

Ese hundirse es producto del temor, y no tanto de la turbulencia.
Ese temor se hace presente cuando sobrevienen pruebas y dificultades, y sólo se puede navegar con rumbo cierto mediante la .

Hay que tener esa certeza: aún cuando las tormentas nos amenacen con su rostro fiero, está allí la mano salvadora del Maestro que nos saca a flote, invariablemente.
Y eso que llamamos es nuestra respuesta, es decir, decidirnos a tomarnos confiados de esa mano fuerte.

Si Él viene al timón, el rumbo no se pierde.

Más aún, habrá que preguntarse si en esta pequeña barca que somos, y en esta barca algo mayor que es la Iglesia, nos hemos olvidado que la mejor madera para navegar... es la madera inundible de la cruz.

Quizás, con Pedro, debamos gritar en nuestro desconsuelo y en nuestra angustia -¡Señor, salvanos!-, que Él no nos soltará las manos, nos mantendrá a flote, nos hará navegar a puerto seguro)

Paz y Bien

2 comentarios:

♥Alicia dijo...

Hola Ricardo: ¡Q fuerte lo q nos compartes hoy!
Ser como Pedro, poner la vista en Jesús y no mirar la tempestad... sólo Jesús y caminar sobre el mar de dudas y temores. ¡Gloria a Dios por Su misericordia!
Un abrazo en Cristo y q recorras de la mano de Jesús la semana.
Paz y Bien
♥Alicia

rgr dijo...

Todo depende de lo que elegimos como tabla de salvación, Alicia; si madera de balsa o madera de Cruz.
Un abrazo grande y una magnífica semana para vos y los tuyos
Paz y Bien
Ricardo

Publicar un comentario

ir arriba