En clave de cruz

Para el día de hoy (20/08/10):
Evangelio según San Mateo 22, 34-40

(El amor más allá de un sentimiento pasajero, de una emoción fugaz. Implica una radicalidad, un compromiso de la totalidad de la existencia en cuanto somos y durante el tiempo -esta historia que somos, nuestra vida-.
Por eso el Maestro enseña a amar a Dios con todo el corazón, con toda el alma, con todo el espíritu: amar poniendo en danza la voluntad, la vitalidad, el intelecto, los afectos... Todo lo que somos, mejor aún, todo lo que somos y podemos ser desde su mirada.

Más todavía: el amor a Dios está indisolublemente ligado al amor al prójimo y viceversa.
Quizás por eso el Evangelista Juan nos dice que quien ama, conoce a Dios...

Y Jesús abre un horizonte infinito: del amor a Dios y el amor al prójimo dependen la Ley y los profetas.
Desde esa mirada, el salto impredecible de ternura y misterio: el amor es el sustento del universo.

¿Y qué en la vida cotidiana, en las realidades diarias?
La clave es la cruz.

A través de los tiempos ha sido sinónimo de tortura, de dolor, de ignominia. Hoy día, almas torpes en su mezquindad pretenden confundir a la gente más sencilla argumentando que la muerte de Jesús no ha pasado por ese cadalso.

Es claro: la cruz no es sinónimo de cruz, su significado profundo es el del amor mayor, es decir, ¡Vida!
Y esa cruz-amor debería regir o guiar nuestros pasos a diario: un brazo que mira constantemente a lo alto y otro brazo inseparable que se extiende hacia los lados, al prójimo, al hermano.

El amor -la cruz- es la clave de lectura de todas las Escrituras: todo cobra sentido y no requiere demasiada explicación si leemos desde allí. Y, por ello mismo, debería ser la clave/llave de nuestra existencia)

Paz y Bien

4 comentarios:

Edit dijo...

El amor llama al Amor... Cuando uno comienza a vivir con amor, a pensar con amor, a meditar con amor, EL AMOR nos ilumina y todo se hace mas sencillo.
El amor, cuando se adueña de nuestro ser, nos revestimos de la gracia de Dios. Y ya nada es como antes, comienza nuestro andar por el Reino de Dios..
Como me inspiraron tus palabras hoy!!!
Un abrazo en Cristo.

walkingwoman dijo...

¡Gracias! Tus palabras y el dibujo me han llegado al corazón.
La cruz... No hay mayor amor que dar la vida por sus amigos. A nosotros nos ha llamado AMIGOS... Somos seguidores de un ajusticiado, de un torturado, ... sin exagerar, sin aspavientos... pero convencidos de que ha traspasado las fronteras de la muerte y VIVE ENTRE NOSOTROS!.
Un fuerte abrazo

rgr dijo...

Edit, la Gracia, los dones, el regalo de lo dado sin condicionamientos es la llave que nos permite abrir las puertas del asombro: con ojos así -mirada de niños- se descubren en el día a día los milagros, esos que nos hacen andar pues siempre estamos resucitando.
Un abrazo en Cristo y María
Paz y Bien
Ricardo

rgr dijo...

Gracias a tí, Ma. Luisa, por tu presencia y tus palabras; esto que mencionas es clave, somos seguidores del ajusticiado, del maldecido, del torturado, del hijo de María y del carpintero, de Dios hecho uno de nosotros... y cuando recordamos en nuestros huesos esto, ya nada es igual. La sombra de la muerte se disipa en el día a día, Él vive entre nosotros y habla en el hoy, en el día a día.
Un fraterno saludo en Cristo y María
Paz y Bien
Ricardo

Publicar un comentario

ir arriba