Concesionarios

Para el día de hoy (28/08/10):
Evangelio según San Mateo 25, 14-30

(El Maestro se valía siempre de situaciones conocidas para enseñar las cosas de su Padre, la Buena Noticia.
Y en este caso, el Evangelio para el día de hoy, se vale de una parábola que gravitará acerca de los talentos confiados a unos servidores por su Señor.

Menudo impacto debía de tener: un talento -más de 30 kg de oro o plata- era por lejos mucho más de lo que ningún pescador, campesino o pastor ganaría en toda una vida de trabajo.

Esa desproporción representa la increíble magnitud de la Gracia.
Lo que somos -eso que tenemos- jamás es escaso. Al contrario: aún cuando nos parezca poco lo que nos constituye y define, ese poco aparente es mucho.

Y seamos sinceros: nada nos pertenece verdaderamente. Todo nos ha sido dado en forma gratuita, pura generosidad y ternura.
Como bien lo expresaba un maravilloso poeta de estas latitudes:

"la vida me han prestao
y tengo que devolverla
cuando el Creador
me llame para la entrega..."

Cuando se descubre la desproporción de la Gracia, todo se nos hace regalo en ojos de niño. Y más aún: somos concesionarios, administradores de esta vida que se nos ha prestado con una confianza que no solemos retribuir.

Ese bien que se nos ha confiado, tierra fértil en nuestras manos, talentos que ejercer, son magníficamente contradictorios a una mirada materialista: es un tesoro que se multiplica y crece pura y exclusivamente cuando se gasta sin pensarlo mucho, cuando alegremente nos volvemos capaces de dilapidarlo en favor del hermano cercano y lejano, a menudo necesitado.

Habrá que ver con otra mirada -la de Él- el valor de lo que se nos ha dado.
Y abocarnos a esa tarea imperiosa del Reino de hacer crecer nuestros talentos... en el otro.

Que no nos gane el miedo y la mezquindad, que no nos guardemos nada bajo cualquier pretexto.
Como el Maestro, que nada guardó para sí, llegando al extremo de entregar la totalidad de su vida en nuestro favor)

Paz y Bien


5 comentarios:

su chico dijo...

No sabia que el valor del talento era tan desproporcionado
(¿O sí?)
Gracias por la entrada y el detalle
En el Amigo
Al + Mc

Comunidad San Pablo dijo...

A la muy buena reflexión le agrego la pregunta final, que es -por otra parte- la pregunta que le hice al señor luego de leer el evangelio ¿como recupera la confianza para volver a recuperar los talentos aquel que nos los hizo producir? La respuesta está en la práctica de las virtudes cardinales, desterrando los vicios o talentos mal usados uno a uno, año a año, hasta el día que -como dice la chacarera- la vida prestada tengamos que devolverla.

El final de la reflexión es tan contundente con fue Jesús con los tibios Que no nos gane el miedo y la mezquindad, que no nos guardemos nada bajo cualquier pretexto.
Como el Maestro, que nada guardó para sí, llegando al extremo de entregar la totalidad de su vida en nuestro favor


Mi abrazo en Cristo y en su Ssma Madre

Claudio

rgr dijo...

Te soy sincero, hermano, yo tampoco lo sabía hasta no hace demasiado tiempo. Más todavía: el Amigo, en la otra parábola de talentos y deudores (recuerda, el que debía cien talentos y el que debía diez mil) hace gala de esa desproporción que es signo y símbolo de la Gracia -que dicho sea de paso, no nos es exclusiva-: 10.000 talentos equivalen aproximadamente a...ciento sesenta y cuatro toneladas de oro.
Habrá que volver a hacer cuentas espirituales, quizás ( mi balance me dá siempre déficit, y es todo lo contrario)
Un abrazo en el Dios de la Vida
Paz y Bien
Ricardo

rgr dijo...

Y más aún, Claudio: es preferible el cuestionamiento diario, ese preguntarse constante, ese no estar cómodos ni tranquilos... La paz no pasa por allí, la paz quizás venga por morir a todas esas muertes que nos imponemos cuando abandonamos la piedad y el salir en busca del hermano, cuando prevalece el yo.
Y te confieso que últimamente, me hago estas preguntas a diario...por gracia de Dios, sin ningún mérito.
Un abrazo grande para vos y tu comunidad en el Dios de la Vida
Gracias por tu presencia y tus palabras.
Paz y Bien
Ricardo

lourdes dijo...

gracias muchas gracias por su acogida estoy comenzando en este nuevo mundo solo doy gracias a Dios por descubrir un Dios escondido que camina en el mundo hombres y mujeres que dan a conocer ese Dios que llevan dentro todo como dice la palbra de Dios hoy tenemos algo de Dios el ha derramado sus dones sobre nosotro y por muy poco que sea EL hace obras grande con ese poco EL quiere construir algo nuevo hagamos de la vida un regalo para los hermanos la vida es vida cuando se da, EL hara lo demas, un abrazo en Cristo Jesus, gracias un vez mas.

Publicar un comentario

ir arriba