Conjugados


Para el día de hoy (13/08/10):
Evangelio según San Mateo 19, 3-12

(Nos dice el Evangelio para el día de hoy que los fariseos interpelan a Jesús para ponerlo a prueba: es clara la intención de tenderle una trampa. Esos intrincados argumentos son los que habitualmente se conocen como falacias, es decir, razonamientos que inducen a error.
Pero no son sólo "tramposos" por el afán de hacerlo llegar al Maestro a conclusiones condenables: en esas preguntas no hay ansias de verdad.
Es dable pensar que, dijera lo que dijera, ya lo tenían catalogado y reprobado de antemano, y dolorosamente, esto no nos es ajeno.

El tema de fondo -la indisolubilidad del matrimonio- es harto sensible. Sin embargo, quizás debamos hacer pié desde otra perspectiva para llegar a una instancia orante, de comprensión profunda.
En esto -y en todos los órdenes de la vida- es primordial hacer el intento de mirar desde la mirada de Dios.

La palabra cónyuges tiene su raíz latina en congiungere, es decir, en el verbo conjugar.
Desde allí y con esa mirada, una mujer y un hombre en su dignidad insustituíble de hijos de Dios, son invitados a conjugar sus vidas por amor en una vida nueva: el amor es, ante todo, morir a los propios intereses, al propio ego, y darse al otro.
El amor responde a la misma esencia del Creador: en esa renuncia mutua, se conjugan una nueva vida plena para ambos por la donación generosa y desinteresada. Y como si no bastara, el Dios de la Vida concede a esa mujer y a ese hombre su mismo poder Creador, el poder de dar vida.
Amor y Creación son dones del Altísimo, y sólo desde allí se fundamente la indisolubilidad del matrimonio.
Nosotros fallamos en nuestras mezquindades y ponemos en juego habitualmente nuestro yo antes que el nosotros, y entonces lo sagrado se nos vuelve cuasi imposible.
Más para ese Dios que nos ama incondicionalmente, los imposibles no tienen cabida.

Conjugarse implica crear vida nueva desde el nosotros. Ese nosotros surge desde las particularidades y personalidades diversas de cada uno, que se superan y plenifican por la entrega mutua.

Igualmente, con o sin frutos, todos somos esclavos felices de su Misericordia...

Sería importante hacer un momento de silencio, y preguntarse -más allá de la precisión de los términos- si no deberíamos dejar un poco de lado esa idea de pareja... Una idea que tiende a igualar, a pasar el rasero...
La plenitud, quizás, pase por aceptar al otro en su identidad y singularidad, y desde allí aceptar el convite divino a crear una nueva vida, desde un nosotros que se vuelve sagrado y que se hace eterno cuando acontece el milagro de los hijos)

Paz y Bien

12 comentarios:

ARCENDO dijo...

Me ha venido muy bien TODO el comentario, pero me quedo con esta certera y veraz frase:
"El amor responde a la misma esencia del Creador"
Gracias por todo.
ABRAZOS en XTO JESÚS.

Salvador Pérez Alayón dijo...

Hermoso todo lo que dices, Ricardo, y lo que realmente, por la Gracia de DIOS, es.

El matrimonio no es una pareja, pues pareja es un par, dos cosas iguales o juntas; el matrimonio son dos seres que se conjugan, como indicas, y se transforman en uno solo para ser imagen de DIOS más perfecta (Juan Pablo II).

Un fuerte abrazo en XTO.JESÚS.

su chico dijo...

Dios, Padre Creador, "después" de haber realizado su obra, vió que era buena.
Sin embargo, "algo no lo era": que el hombre estuviese solo
Pudiera haber sido " crear 'otros' hombres" la solución
Pero no
Huesos de mis huesos y carne de mi carne
Esta sí

Al + Mc
En el Amigo

Monja de Clausura Orden de Predicadores dijo...

Comparto la opinión de Salvador Perez, el magisterioo de la Iglesi nos clarifica mucahas cosas del A.T, gracias a Dios.
Ricardo, a parte del comenmtrio ,vengo para que compartas conmigo un humilde premio, ya he dado más de 90 y espero que no me vengan más, no puedo postear ni comentar. En fin te espero con ilusión en mi casa
Con terrnura.
Sor.Cecilia

Grissy dijo...

Conjugarse implica crear vida... Muy bonita frase, la unión de dos seres creados a imagen de Dios es lo que él mismo permitió para perpetuar la humanidad, pero con comprensión, ternura, amor, y fieles a ese Dios amoroso, el cual debemos tener como centro de nuestras familias. Bendiciones y Saludos

Anónimo dijo...

sé, que no hubiéramos dado el primer paso, si no sintiéramos el profundo milagro que es poner nuestras vidas en sus manos, El, que sabía nuestros tiempos y luchas, y así nos reunió.
vuelvo a ofrecerte esta nada, que sabes transformar tan bien …
Y este corazón que solo lo complementa el tuyo.
Sigamos caminando…
Te amo…
Con Xto, por Xto y para Xto.
Paz y Bien
Ely.

rgr dijo...

Arcendo, amigo, todo cambia y cobra nuevo sentido cuando nos ubicamos desde la perspectiva de Él, y no tanto de nuestros acotados intereses. Quizás así como hijos reflejemos en el mundo que clase de Padre tenemos.
Un abrazo en Cristo y María
Paz y Bien
Ricardo

rgr dijo...

Es cierto Salvador, lo importante es potenciar y plenificar aquello que nos diferencia, lo que nos identifica y a partir de lo cual nos unimos, y desde allí, construir el nosotros que nos hace plenos desde el Espíritu que nos acerca.
Un abrazo en Cristo y María
Paz y Bien
Ricardo

rgr dijo...

Querida sor Cecilia, cada vez que usted recibe uno de los merecidos premios, es un motivo de gran alegría; sin embargo, la comprendo, pues no es sencillo encontrar tiempo y espacio para este maravilloso servicio que se nos ha regalado.
Y aunque a menudo no dejo constancias, siempre estoy con gusto en su casa, a diario y en la unidad de la oración, junto a Aquel que nos convoca.
Un abrazo para usted y su comunidad en Cristo y María
Paz y Bien
Ricardo

rgr dijo...

Hermano, tus palabras son tan contundentes y certeras que a menudo se buscan sucedáneos para andar escapándose a esa verdad raigal: el amor no es una cuestión teorética, sino entrañable, sanguínea, nace de lo profundo de la existencia e implica todo lo que somos y el como somos, esos cuerpos que, por mezquinas ideas, suelen subsidiarse a normas artificiales.
Cuerpos que algún día serán reconstruidos, cuerpos que hoy expresan el impulso de salir de sí mismo, ir al encuentro de quien es artífice de la liberación de mi soledad, camino por el cual y desde el cual la vida se renueva.
Un abrazo en el Amigo que nos espera y busca sin descanso
Paz y Bien
Ricardo

rgr dijo...

Grissy, gracias por tu presencia y tus palabras; es muy importante eso que mencionas de perpetuar la vida... no es cuestión de repetición, sino de agrandar espacios, de hacerse cargo de ese poder creador que se ha puesto en nuestras manos no por mérito, sino por afecto y confianza.
Hay que perpetuar la vida cada día
Un afectuoso saludo en el Dios de la Vida
Paz y Bien
Ricardo

rgr dijo...

Ely, yo vivo dos milagros -que son en realidad el mismo- poner nuestras existencias en Sus Manos para que las magnifique, para beber cada día un brindis de eternidad... y el milagro de estar vivo poniendo mi vida en tus manos, que son las de Dios Padre y Madre.
Si el amor es sinónimo de vida, yo vivo por vos y mi mínima existencia está agraciada por vos y regada -sin mérito alguno- con un para siempre en Fernando y Gonzalo.
Desde mis muertes cotidianas, en vos se renueva mi esperanza
Un beso gigante, interminable
Paz y Bien
Ricardo

Publicar un comentario

ir arriba