A pesar de la noche

Para el día de hoy (27/08/10):
Evangelio según San Mateo 25, 1-13

(El Maestro -Dios mismo- quiere estar unido a nosotros del mismo modo que en un matrimonio: una unión tan profunda en la que surge nueva vida, en la que se alumbra un nuevo ser entretejido entre el tiempo del hombre y la Eternidad.

Esa unión increíble -el Reino- no acontece por casualidad; más bien, sucede por esa misma causalidad del conjugar el amor de Dios Padre y Madre y la decisión de querer ser hijos y discípulos.

Decisión: clave y razón, implica no quedarse, remite a movimiento y acción, no permitirse adormecerse por el agobio y la rutina, proveerse prudentemente del aceite del consuelo y la oración.

Es cuestión de intensidad, y de estar preparados. La noche puede asomar ominosa en cualquier esquina.
Aún así, prevalecerán las pequeñas luces de ese Reino que tiene sus arrabales en estas mismas calzadas que ahora estamos pisando, con el sonido y el perfume del aquí y el ahora)

Paz y Bien

4 comentarios:

Comunidad San Pablo dijo...

Bellísima reflexión.Que nuestra Madre nos guíe para que nuestras lámparas siempre tengan el aceite que dé la luz de Cristo. Que el Espíritu Santo nos de la fortaleza para que esa luz siempre sea visible y nosotros, seamos reflejos de la luz eterna.

Que el Señor te conceda la paz y haga brillar su rostro sobre tí.

MI abrazo en Cristo y en la Virgen María.

Claudio

lourdes dijo...

"Es cuestión de intensidad, y de estar preparados"
Tienes mucha razón, me gusta mucho el comentario, es cuestión de intensidad y estar preparados.
Saludos

rgr dijo...

Gracias a vos, Claudio, por tus palabras. Hay que ser tenaces en este desafío de ser transparentes: no se trata de mostrar-nos, sino más bien de mostrar-lo, y nuestro santo hermano de Asís lo sabía como pocos.
Un abrazo en Cristo y María para vos y tu comunidad
Paz y Bien
Ricardo

rgr dijo...

Bienvenida, Lourdes! y un gran agradecimiento por tus palabras.
Quizás me faltó agregar que, además de esa intensidad y ese estar preparados, se trata también de una cuestión de común unión: no es tema individual, es más bien personal que se despliega junto a los hermanos.
Un fraterno saludo en Cristo y María
Paz y Bien
Ricardo

Publicar un comentario

ir arriba