Felipes

Para el día de hoy (03/05/10)
Evangelio según San Juan 14, 6-14

(Todos somos de algún modo como Felipe, el apóstol.

Probablemente hemos presentado a Jesús a algún hermano, tal como Felipe con Natanael y con ese fervor hemos insistido -¡Ven y verás!-.

Quizás hemos sido testigos de la mano bondadosa de Jesús y hemos entrevisto signos de su Misericordia; también como Felipe, hemos sido parte del milagro del compartir.

O puede que hayamos conversado muchas veces con Él, tal como el apóstol en la última Cena.

Como Felipe, desde hace bastante tiempo andamos tras los pasos del Maestro.

Sin embargo, como Felipe pedimos más y lo que pedimos está allí, al alcance del corazón, evidente desde el creer, patente desde la fé.

Pedimos más y lo que pedimos se encuentra en abundancia dispuesto como una nutrida mesa a nuestra vera, y aún así insistimos...

A pesar de ello, estos Felipes que somos no son recriminados por Jesús.
Él nos habla mirándonos a los ojos, llamándonos por nuestros nombres, reconociéndonos tal cual somos con nuestras luces y nuestras sombras.

El Maestro siempre, indefectiblemente, se dirige a todos y cada uno de nosotros de manera personal, redescubriendo y enalteciendo nuestra identidad.
Porque se ama lo que se conoce, y Él -mejor que nadie- nos conoce.

Y nos conoce de tal modo, Felipas y Felipes hermanas y hermanos, que con una confianza y una fé en nosotros -que no solemos corresponder, es claro- ha dejado todo en nuestras manos.

Pero nunca solos; Él se ha ido para quedarse con mayor plenitud, hecho Pan de Vida e impulsándonos desde su corazón inmenso con la fuerza de su Espíritu.

Felipas y Felipes, es tiempo de milagros, año interminable de Gracia y Misericordia: basta creer y amar.
Lo imposible ya no tiene cabida: todo lo que se pida en su Nombre será hecho por Él mismo con nosotros, en nosotros y por nosotros.

La Vida y la liberación que se propaga desde sus amigos comienza en este amor entrañable que nos tiene, con una fuerza imparable)

Paz y Bien




4 comentarios:

ARCENDO dijo...

La vida, toda ella, es un MILAGRO. Un maravilloso milagro que debemos aprovechar. SALUDOS.

Monja de Clausura Orden de Predicadores dijo...

Mi estimado ricardo, me gusta como ha tratado el evangelio de hoy. hay una frase que siempre la uso para reciclarme.« hace tanto que estoy con vosotros ¿y no me conoces Felipe?»
Que mi Señor no tenga que decirme nunca que no lo conozco, que me de siempre luz para descubrirlo en mis noches oscuras.
con ternura
sor.cecilia

rgr dijo...

Así es, mi amigo, está todo allí y hay que volvernos capaces de verlo; como bien lo dices, la vida es un milagro y cada despertar debería ser para cada uno de nosotros motivo de asombro, alegría y alabanza.
Un saludo fraterno en Cristo y María
Paz y Bien
Ricardo

rgr dijo...

Querida sor Cecilia, ante todo debo expresarle mi gratitud por su presencia constante y sus palabras que enriquecen las pobres líneas que trato de compartir aquí.
Y yo también me hago sin desmayo esa pregunta: tanto tiempo aquí, tanto tiempo con vos y no te das cuenta?
Le envío un afectuoso saludo para usted y su comunidad en Cristo y María.
Paz y Bien
Ricardo

Publicar un comentario

ir arriba