Soles de justicia



Santos Joaquín y Ana, padres de la Virgen María

Para el día de hoy (26/07/11):

Evangelio según San Mateo 13, 36-43


(La imagen no puede ser más cercana: un Jesús cansado, que deja a la multitud, que regresa a su casa, que se aleja del ruido para compartir con los suyos momentos de paz hogareña.
Allí, en la mesa compartida y en el contacto cercano con ese Jesús que más que Maestro es un amigo, los discípulos logran comprender el sentido de sus enseñanzas, lejos de ruidos y apresuramientos.

Allí nosotros también hemos de reencontrarnos con ese Cristo al que a menudo gustamos de abandonar en la altura lejana de templos, en ideas desencarnadas, en cruces sin resurrección. Un Jesús tan humano, el más humano entre todos, Dios amigo y compañero que nos comparte la totalidad de la existencia a partir de los hechos más sencillos.

Sólo desde ese contacto profundo y cotidiano, es posible remontar lo duro de la afirmación que se explicita en el Evangelio para el día de hoy: en la historia se entreteje la eternidad a partir de lo humano junto con lo inhumano, paz y violencia, opresión y liberación.
La pregunta surge obvia: en un mundo que ha sido y será así ¿es posible ser feliz?. Cualquier utopía parece condenada de antemano; sin embargo, en esa afirmación se revela una resignación que es ajena a la Buena Noticia, como son ajenos también los cómodos y los satisfechos.

Quizás importa tanto el hacia donde vamos como el andar mismo: en estas turbulencias, con tanta noche que se nos impone, tenemos una vocación de mirada lejana, peregrinos de la esperanza.
Desde nuestra pequeñez y finitud, llevando al hombro nuestras miserias, habrá que atreverse a vivir en paz y en justicia, resplandeciendo de pura compasión y tolerancia en los días que se nos han regalado. Se trata de cotidianeidad y no tanto de sucesos esporádicos y espectaculares, se trata de cuidar al otro -hasta al enemigo- y ante todo, no hacer daño.

Un pequeño alto: en estos menesteres diarios de vivir la mejor de las noticias, no podemos pasar por alto a quienes hoy celebramos y recordamos, a Joaquín y Ana, padres de María, Madre de Jesús.
Ellos vieron crecer y cuidaron a aquella que cantó al Dios que hace maravillas en la historia, que exalta a los humildes y derriba a los poderosos de sus tronos, que socorre a los hambrientos, que rechaza a los ricos; María, que de tan pequeña fue la más grande, cuidándola y protegiéndola para luego retirarse en silencio, santos felices de la tarea cumplida, abuelos magníficos de ver más allá de lo evidente.
En los ojos de la hija intuyeron y entrevieron la mirada de Aquel galileo que sería la Salvación, un Niño Santo tan de ellos y de todo el pueblo, un Dios que acunan y que se les duerme en los brazos.

Los que hemos tenido la gracia de conocer y disfrutar la bendición de los abuelos, no podemos menos que regocijarnos con la memoria de Joaquín y Ana; sabemos bien que en todo abuelo hay madres y padres por partida doble, hay mujeres y hombres sabios que nos ven crecer, que nos cuidan y que son capaces de ver todo lo que podemos llegar a ser, la misma mirada del Dios de la Vida que es un Padre que nos ama y una Madre que nos protege)

Paz y Bien





2 comentarios:

BLOGUEROS CON EL PAPA dijo...

Saludos y bienvenidos al Primer Encuentro Internacional de Blogueros con el Papa
El próximo 17 de agosto nos reuniremos en Madrid en el Colegio Mayor Jaime del Amo. En los enlaces que te adjuntamos encontrarás toda la información que te pueda interesar.

ANUNCIA TAMBIÉN TÚ EN TU BLOG EL ENCUENTRO Y QUE NINGÚN BLOGUERO SE QUEDE FUERA POR QUE NO LE HAYA LLEGADO LA NOTICIA: AQUÍ ENCONTRARÁS ALGUNOS QUE YA LO HAN HECHO WWW.CUMPETRO.COM

Ricardo Guillermo Rosano dijo...

Gracias por el aviso, y desde aquí sumamos enlaces y especialmente oración
Paz y Bien
Ricardo

Publicar un comentario

ir arriba