Manos unidas

Que seamos, Señor, manos unidas
en oración y en el don.
Unidas a tus Manos en las del Padre,
unidas a las alas fecundas del Espíritu,
unidas a las manos de los pobres.

Manos del Evangelio,
sembradoras de Vida,
lámparas de Esperanza,
vuelos de Paz.

Unidas a tus Manos solidarias,
partiendo el Pan de todos.
Unidas a tus Manos traspasadas
en las cruces del mundo.
Unidas a tus Manos ya gloriosas de Pascua.

Manos abiertas, sin fronteras,
hasta donde haya manos.
Capaces de estrechar el Mundo entero,
fieles al Tercer Mundo,
siendo fieles al Reino.

Tensas en la pasión por la Justicia,
tiernas en el Amor.

Manos que dan lo que reciben,
en la gratuidad multiplicada,
siempre más manos,
siempre más unidas.

Dom Pedro Casaldáliga, cmf
Obispo Emérito de Sao Félix de Araguaia, Brasil

2 comentarios:

Salvador Pérez Alayón dijo...

Amén, hermano Ricardo, unidos en torno a CRISTO para derramar amor entre los hermanos.

Un fuerte abrazo en XTO.JESÚS.

rgr dijo...

Así sea, Salvador, que el Maestro transforme nuestras manos -a veces cerradas- en signos de bendición y Gracia.
Un abrazo grande
Paz y Bien
Ricardo

Publicar un comentario

ir arriba