Desde la sencillez y la modestia

Para el día de hoy (26/10/10):
Evangelio según San Lucas 13, 18-21

(El sueño y regalo infinito del Maestro para todos nosotros, su Reino, ya está creciendo en silencio aquí y ahora.

Tiene la sencillez de un grano de mostaza y posee la modestia de un poco de levadura inmersa en tres medidas de harina. Y aún así, posee una fuerza intrínseca que nada ni nadie puede detener.

Dios es Padre y Madre que ama a todos sus hijas e hijos por igual, pero que tiene una predilección especial por los más humildes y pequeños para que la Buena Noticia contagie su alegría por todo el universo.

Solemos ser esclavos de lo espectacular y devotos de la imagen esplendorosa. Pero el Maestro nos enseña, una vez más, que lo verdaderamente valioso está oculto a la mirada fría y calculadora, ojos que miran y no ven.

Por eso la necesidad imperiosa de hacernos niños.

Por eso, el imperativo silencioso de volver a degustar la sencillez y la modestia, frutos mejores de la humildad, brotes de la primavera perpetua del Reino.

Ese pequeño grano de mostaza, nuestra fé en ciernes, tiene la fuerza impetuosa del Espíritu: cuando crezca, se convertirá en ese árbol-iglesia frondoso que dará cobijo a tantos hermanos pájaros errantes.

Ese puñado de levadura tiene un ineludible destino de pan: desde su aparente insignificancia, la harina se transforma en masa que crece y crece en tamaño y profundidad, alimento inagotable para que a nadie le falte el sustento y para que todos se sacien. Y que también sobre, y se llenen canastas de esperanza para los que aún no han llegado.

Uno descubre esa tendencia a volverse complejo y complicado; quizás sea tiempo de volver el rostro al Maestro, que con una sonrisa que nos endereza nos invita a la alegría de la sencillez y la modestia, camino cierto y palpitante de la Salvación)

Paz y Bien




2 comentarios:

su chico dijo...

Es fácil esconder miedos y complejos en los pliegues de la complejidad
Ser humilde no es sinónimo de padecer alguna carencia (como al mundo le gusta remarcar) sino de una increíble valentía y determinación

En el Amigo
al + mc

rgr dijo...

Nada más certero, hermano: es imprescindible ese coraje para descubrirse en justicia, aceptarse en los propios límites.
Un abrazo
Paz y Bien
Ricardo

Publicar un comentario

ir arriba