Hacia otro horizonte


Para el día de hoy (30/04/10)
Evangelio según San Juan 14, 1-6

(Cuando nos cruje en queja la quilla de esta pequeña barca que somos, cuando el oleaje parece hacernos sucumbir, cuando andamos a la deriva en las aguas embravecidas del miedo y las miserias, cuando no podemos ver más allá de la negrura de nuestras angustias, surge fuerte en su ternura la voz del Maestro:

-No se inquieten, no tengan miedo, ¡crean!-

Su presencia mansa y su apoyo son constantes e incondicionales. No están delimitados por caracteres y personalidades, por modalidades de pensamiento ni por funciones y ocupaciones.
Es el amor el que define, y por ello mismo son muchas las habitaciones en la Casa de su Padre, pues somos muchos todos nosotros, no tanto en cantidad sino en modos de ser, como expresiones de la existencia humana.

Y como si sus palabras de Vida no nos bastaran para retornar a las aguas calmas, nos dá más. Porque siempre hay más: Jesús es fuente inagotable de vida plena y abundante.

El Maestro, para esta pequeña barca que somos, es camino, verdad y vida.

Pues sin camino, no tenemos hacia dónde ir.
Pues sin verdad, andaríamos errantes en cualquier senda de ese fracaso vital que llamamos pecado.
Pues sin vida... sólo queda el precipicio de la muerte perpetua.

Hay que redescubrir que hay otro horizonte luminoso, y hay que contárselo a los demás.
Allí está definida nuestra misión de discípulos y misioneros de Buenas Noticias, heraldos de la vida plena inmediata, mensajeros del amanecer de la Resurrección)

Paz y Bien

2 comentarios:

Maria dijo...

Muy bueno el comentario. Gracias.

rgr dijo...

Gracias a tí, María, por tu comunión y tu amistad.
En el Espíritu del Resucitado que nos reúne salvando cualquier distancia, te envío un fraternal saludo para tí y tu comunidad en Cristo y María.
Paz y Bien
Ricardo

Publicar un comentario

ir arriba