Esa mañana, esas mujeres

Lunes de la Octava de Pascua

Para el día de hoy (05/04/10)
Evangelio según San Mateo 28, 8-15

(No es del todo impensable imaginarnos los titulares de los medios:
-Robaron uno de los cuerpos de los crucificados el viernes pasado-.

A los guardias que custodiaban la tumba en donde dejaron los restos de Jesús, le dan una suma importante de dinero para que digan que los discípulos se habían robado su cuerpo. Es claro -voluntades compradas- nada dirían de sus desmayos, nada dirían de que nadie se apareció por allí hasta la madrugada del domingo.

Más allá de de las maquinaciones del Sanedrín, de ciertas trampas políticas y propagandísticas de los romanos -complots de aquel entonces y de nuestro presente también- creer en la Resurrección de Jesús luego de su muerte en la cruz es un acto de fé. Y como tal, es un don, un regalo, una cuestión de Gracia.

Era de mañana, nos cuenta el Evangelista; signo y símbolo del fin de la noche extensa de la humanidad.
Jesús ha resucitado, y elige aparecerse primero que todos...a mujeres.
Esas mujeres que temprano habían descubierto la tumba vacía.
Esas mujeres que iban corriendo a avisar a los discípulos, encendidas de temor y de alegría.
-temor y alegría, vivencias profundas del misterio-
Jesús elige como testigos privilegiadas de que está vivo a quienes nadie cree, pero que sin embargo se mantuvieron firmes al pié de la cruz, y bebieron su cáliz de dolor.

La Resurrección de Jesús puede expresarse en las primeras palabras pronunciadas por el Maestro:
-¡Alégrense!-
-¡No teman!-

Es su mano que nos rescata del miedo y la desesperanza.

Esas mujeres, que portan la maravillosa noticia que Jesús está vivo, deben ir adonde están sus hermanos.
Sus hermanos: Él lo había enseñado, sus hermanos, su madre, su padre, son todos aquellos que escuchan la Palabra de Dios y la viven...

Portan el mensaje de que sus hermanos deben ir a Galilea, y allí lo verán.
Donde todo comenzó, todo renacerá, porque lo que ha comenzado no tiene fin.

Ellas vienen corriendo a nuestro encuentro ahora mismo.
Hay que volver al comienzo, y recorrer el maravilloso camino de la vida vestidos de esperanza porque la vida prevalece sobre la muerte.

Jesús está vivo, y nosotros vivimos con Él, por Él y en Él)

Paz y Bien





2 comentarios:

E. Baregó dijo...

Que gran verdad la que hoy nos transmite cuando dice que "Jesús elige como testigos privilegiadas de que está vivo a quienes nadie cree, pero que sin embargo se mantuvieron firmes al pié de la cruz, y bebieron su cáliz de dolor".

La resurrección es cuestión de humildad, porque nace de la humildad De Cristo que se ha entregado por amor hasta morir en una cruz, por eso es que para captarla, vivirla y experimentarla en "carne propia" también se necesita de mucha humildad.

Felices Pascuas mi querido hermano y amigo. Dios le bendiga a usted y a su familia. Pido disculpas por mi tardanza en comentar,pero sepa que siempre le tenemos presente.

rgr dijo...

Felices Pascuas para usted también, mi hermano y amigo. Usted está siempre presente en mi pobre oración y en la de mi familia.
Un deseo de que en esta Pascua nos renovemos en la alegría y la esperanza de Aquel de está vivo.
Un abrazo fraterno en Cristo y María.
Paz y Bien
Ricardo

Publicar un comentario

ir arriba