Una tumba vacía, la mejor de las noticias

Pascua de la Resurrección del Señor

Para el día de hoy (04/04/10)
Evangelio según San Juan 20, 1-9

(Odiaban a Jesús, de eso no cabe duda; pero también le temían.
Consumada su Pasión, es un muerto inquieto que parece no dejarlos en paz.

Por una parte, era costumbre romana dejar el cuerpo del ajusticiado en el cadalso como método ejemplificador y coercitivo; el mensaje para el pueblo era "esto es lo que les pasa a los que se oponen al Imperio".

Por otra parte, la Ley mosaica dictaminaba que cuando un hombre era ejecutado en la cruz -o también colgado- debía ser considerado maldito; por eso mismo, luego de morir no había de dejarse su cuerpo pudrirse en la cruz. Si eso sucedía, se contaminaba por ello la tierra santa de Israel.

Con todo esto, Jesús era para romanos y fariseos y para sus propios amigos un Mesías muy extraño y controversial. Es un rey que al morir no tiene funeral masivo y con gran pompa, es un profeta que no tiene tumba propia que se convierta en centro de peregrinación para sus seguidores.

Su cuerpo es depositado en una tumba ajena -parece que el propietario era José de Arimatea- y su funeral es prácticamente clandestino, sólo unos pocos se enteran del dónde, el cómo y el cuando.

Era la madrugada del primer día de la semana; María de Magdala, antes que todos, con las urgencias que hace brotar el amor profundo, se encuentra la piedra quitada y la tumba vacía. Encendida por un fuego impredecible corre hacia donde se encontraban Pedro y Juan a contarles lo sucedido, razonando que se han robado el cuerpo de su Maestro, pero intuyendo que quizás sea otra cosa lo que haya pasado.

Juan y Pedro, Pedro y Juan no se quedan quietos y, a su vez, salen corriendo -alas en sus pies y en sus almas- hacia el sepulcro.
Juan, el discípulo amado, llega primero... debe ser porque el amor se adelanta a todo. El amor siempre llega por delante.

La pesadísima piedra que obturaba la entrada está quitada de su sitio.
Las vendas que amortajaban el cuerpo estan caídas en el suelo.
El sudario que cubría su cabeza, cuidadosamente plegado en un rincón.

Ven y creen: los objetos funerarios, los signos que remiten a la muerte devienen inútiles.
Esa tumba está vacía porque ya no hay cuerpo que la habite, esas vendas están en el suelo porque no hay carne que ceñir, ese sudario está enrollado porque quien lo usaba...ya no lo necesitará más.

¡La tumba está vacía porque quien la habitaba está vivo!
El Maestro anunció la Buena Noticia, y esa tumba vacía, que su cuerpo ocupó poco tiempo, es la mejor de las noticias.
Jesús ha borrado la línea infranqueable de la última frontera, la de la muerte.

Es triunfo de Dios y del hombre: el Señor ha abierto una puerta definitiva para que pueda pasar toda la humanidad.
Es la victoria de la vida sobre la muerte; sin embargo no es una victoria como solemos conocer, una victoria edificada sobre la sangre y la muerte de los derrotados.

Es una victoria edificada a partir de la sangre y la muerte de quien más amó, y es una victoria para que ya no haya más derrotados por la muerte.

La vida eterna, la vida de Dios, imparable y que no puede encerrarse, se ha abierto paso por entre la noche.
Es un nuevo día: Jesús ha muerto en la cruz y ha resucitado, llevando de la mano a todos los crucificados de la historia.
La vida prevalece por la fuerza imparable del amor, Dios mismo.

Hay que salir corriendo a dar aviso de esta increíble noticia a todos nuestros hermanos muertos en vida: la muerte no tendrá jamás la última palabra.

La Palabra vive.

Feliz Pascua de Resurrección)

Paz y Bien




10 comentarios:

eligelavida dijo...

¡Feliz Pascua de Resurrección!

Angelo dijo...

Pues sí, hay que salir corriendo a comunicar a los demás que nuestra alegría es real, que estamos contentos porque sentimos que nuestro corazón arde en amor, está renovado. Que la luz de Cristo Vivo nos de esa fuerza que hemos dejado por el camino. Feliz y Santa Pascua.
Un abrazo

Anónimo dijo...

¡ALELUYA!! ¡ALELUYA!!
¡CRISTO VIVE!!
¡FELIZ PASCUA PARA TODOS!!
CON AMOR
♥ALICIA

Roberto dijo...

¡Feliz Pascua de Resurrección! Que Cristo Resucitado te bendiga y te llene de su alegría, paz, esperanza y felicidad todos los días de tu vida.

rgr dijo...

Feliz Pascua de Resurrección para tí y los tuyos, Eligelavida!
Que el Resucitado te colme de su alegría y su esperanza.
Un abrazo en Cristo y María
Paz y Bien
Ricardo

rgr dijo...

Querido amigo y hermano Angel, un deseo de una Pascua feliz y plena en esperanza para tí y los tuyos, en camino para dar la mejor de todas las noticias.
Un abrazo en Cristo y María
Paz y Bien
Ricardo

rgr dijo...

Gracias, Roberto, que el Espíritu del Resucitado te colme de su alegría y su esperanza y te acompañe en tu ministerio.
Un abrazo fraterno en Cristo y María
Paz y Bien
Ricardo

rgr dijo...

Muy Feliz Pascua de Resurrección para vos y los tuyos, Alicia!
En la esperanza y la alegría del Resucitado, un abrazo fraterno.
Paz y Bien
Ricardo

Augusto dijo...

Debes amar la arcilla que va en tus manos.
Debes amar su arena hasta la locura.
Y si no, no la emprendas que será en vano:
sólo el amor alumbra lo que perdura,
sólo el amor convierte en milagro el barro.

Debes amar el tiempo de los intentos.
Debes amar la hora que nunca brilla.
Y si no, no pretendas tocar lo cierto:
sólo el amor engendra la maravilla,
sólo el amor consigue encender lo muerto. (Silvio Rodríguez)

...Te deseo un felíz tiempo de Pascua. Como Jesús que amó la Cruz, por Amor a nuestro propio barro y Resucitó alumbrando aquello que perdura... Que vos y yo podamos también amar hasta la locura la arcilla frágil que somos, la arena que pisamos, cada tiempo de intentos, cada hora que no brilla... y tocando eso, encender lo muerto que hay en cada uno y convertir el barro de la realidad en que vivimos, en el milagro del Reino.
Así vivir la Esperanza en la Resurrección, de Jesús, nuestra, del mundo, como Pedro Casaldáliga: "...Como eres Tú el que fuiste, humano, hermano, exactamente igual al que moriste. Jesús, el mismo y totalmente otro, así seremos para siempre, exactos. Lo que fuimos y somos y seremos... ¡Otros del todo, pero tan nosotros!"
Augusto.

rgr dijo...

¡Gracias Augusto!, igualmente para vos y los tuyos.
Habrá que volver descubrir -mirá que paradoja- que el Resucitado...es el Crucificado.
Dios hecho uno de nosotros, igualado y aniquilado levantándose para que nadie quede caído, recreando a cada instante esta mínimo puñado de tierra húmeda que somos.
Y desde allí, llevar a la vida de nuevo a nuestros hermanos crucificados y entregados a diario al dolor y a la muerte.
Hace un rato nomás dejé en un post nuevo un chamamé que seguro conocés, del paí Julián -una de las canciones del Congreso Eucarístico junto con Signo de Esperanza- y que reflejan esa Iglesia y esa fé que vivimos y que nos mantiene vivos (a medida que pasen los días voy a tratar de agregar algunas más)
Un abrazo grande en la esperanza y la alegría de Aquél que Vive.
Paz y Bien
Ricardo

Publicar un comentario

ir arriba