Un perfume distinto

Lunes Santo

Para el día de hoy (29/03/10)
Evangelio según San Juan 12, 1-11

(Jesús está entre amigos.
Faltaban seis días para la Pascua; el discurrir de la Palabra vá en cuenta regresiva.

Saben que lo que está por venir es terrible; pero está ese Jesús amigo entre ellos, y nada mejor que tender la mesa y celebrar su presencia.
Está un amigo a quien amaba, Lázaro, y a quien había arrancado de las garras de la muerte.
Está Marta, sirviendo la mesa con solicitud.
Está María, que siente devoción por este Maestro y amigo que le ha devuelto a su hermano.

No era un momento fácil pues Jesús era intensamente buscado por los guardias del Templo. Y dar cobijo a un fugitivo conllevaba riesgos muy graves.
Aún así, es momento de celebrar: el amor vence al miedo más fiero.

María toma un frasco de perfume de nardo, un perfume muy costoso... Tanto que su valor representaba el salario de un año de un jornalero.
María unge con el perfume los pies del Maestro, y los seca con sus cabellos.
Allí, a sus pies, María no dice una sola palabra, sólo obra con infinita devoción: se convierte en servidora por amor, y anticipa al Maestro, quien hará lo mismo con los pies de los discípulos.

Y no sólo anticipa a Jesús en el gesto de servicio de la Última Cena; desde una fé profunda -a pesar de que sólo se había encontrado con Él algunas veces- preanuncia con su unción la Pasión y la Resurrección de Jesús.

-la Ley mosaica dictaminaba (Dt.15, 22-23) que si un hombre era encontrado culpable de un crimen pasible de pena de muerte y ejecutado colgado de un árbol, y su árbol sería la cruz romana, debía considerarse como una maldición divina, y todo el que lo tocara también sería maldito de Dios...El cuerpo Santo de Jesús sería tenido por maldito, y por ser ejecutado en vísperas del Sábado, tampoco podía ser ungido como estaba prescripto para los muertos de Israel-

Unas mujeres irían el domingo siguiente a su muerte, por la mañana, para ungir el cuerpo del Señor amado. No podrían hacerlo.
Encontrarían una tumba vacía.

María desde la fé, con la unción de los pies anticipa con su gesto amoroso las primicias de la Pasión y la Resurrección.

Y Judas, que había compartido diariamente su vida con el Maestro durante tres años, suelta una crítica despiadada: con acento de desprecio, dictamina que la unción es un desperdicio. Bien podría haberse vendido el perfume y dar el dinero de la venta a los pobres.

Judas también anticipa su traición: estuvo a diario tres años con Jesús pero su corazón ni por asomo se le acercaba.
Tenía la ceguera que le provocaba la devoción a sus propias ideas, esclavo de su ideología; era incapaz de ver ni aceptar el amor.
Seguramente no tenía demasiado interés en los pobres tanto como en erigirse juez y controlador de acciones ajenas.

Nos cuenta Evangelista que al momento de la unción "la casa se impregnó con la fragancia del perfume"...
Es un perfume nuevo, el perfume del amor, el aroma de la Gracia.

Es el perfume que invade todo lugar en donde coinciden la devoción a Dios y el amor a los pobres. Es el mismo amor, es la gratuidad de la donación que se expresa desde la unción de los pies como servicio hasta la entrega generosa de la propia vida.

Quiera Dios afinarnos el olfato y el corazón.)

Paz y Bien



4 comentarios:

eligelavida dijo...

Gracias por esta reflexión y feliz Semana Santa!

Edit Liliana Ciotti dijo...

Preciosa reflexión. Ya perfumaste mi alma con tus comentarios.
Mis bendiciones con amor para ti.
Dios quiera llenar de perfume tu caminar, y seas prodigo de dones en estas Pascuas de Resurrección.
Una Hermana en Cristo Jesús.

rgr dijo...

Gracias, Eligelavida! Una Semana Santa mansa y feliz para tí y los tuyos también
Un abrazo fraterno en Cristo y María
Paz y Bien
Ricardo

rgr dijo...

Edith, que el Dios de la Vida colme a vos y a los tuyos con su paz y su alegría, especialmente en esta Semana que debemos hacer santa perfumándola con la solidaridad y la entrega de Jesús.
Gracias por tus cálidas palabras.
Un abrazo fraterno en Cristo y María
Paz y Bien
Ricardo

Publicar un comentario

ir arriba