La voz de las piedras


Domingo de Ramos

Para el día de hoy (28/03/10)
Evangelio según San Lucas 19, 28-40

Pasión de Nuestro Señor Jesucristo según San Lucas 22, 14-26,56

(Los poderosos celebran victorias militares -celebraciones de guerras ganadas- con desfiles imponentes.
Batallón tras batallón desfilan marcialmente, aclamados por la multitud.
Seguramente, el rey y sus generales van montados en imponentes corceles lujosamente enjaezados: es el poder que se exhibe y se impone.

Jesús ingresa a la Jerusalem sagrada sin ejércitos que lo custodien, acompañado por un puñado de amigos que al menor atisbo de peligro correrán a esconderse, y no lo hace con una monta lujosa.
Ingresa como rey montado en un burrito, en un pequeño asno que no le pertenece, que le ha sido prestado.

El pueblo lo presiente, y le rinde honores reales alabando a Dios por el Mesías que llega.
Varias de esas voces que lo aclaman jubilosas, en muy poco tiempo se desgañitarán pidiendo su muerte.

-a veces nos pasa: aclamamos cuando nos vá bien, pero elegimos el castigo al otro en quien Jesús vive cuando las cosas nos salen mal-

Es un rey, pero evidentemente no es de este mundo.
Pobre de toda pobreza, no tiene montura, no tiene capa, espada ni corona, sus ejércitos están compuestos por pobres y despreciados, su corte real la forman pescadores y recaudadores de impuestos conversos.

Sabe bien lo que le espera, conoce el odio de sus enemigos y la voracidad de la cruz.
Aún así no combate, más la victoria definitiva será suya y de su Padre.
Le dicen blasfemo, subversivo, idólatra, endemoniado, lo tildan de peligroso para el pueblo y para la nación... y Él contesta con palabras de amor.

Es en sí mismo un mensaje de Vida y Salvación, y hay que proclamarlo con gritos de misericordia hechos manos para los hermanos dispersos.

Es tan fuerte su amor, que la creación misma canta su gloria.
Si nosotros hacemos silencio y nos callamos, las piedras elevarán su voz a los cuatro puntos cardinales.

La Buena Noticia de que Dios nos ama para siempre no puede ni debe callarse)

Paz y Bien

2 comentarios:

ALFREDO dijo...

ME GUSTARON TUS PALABRAS. SON MUY ADECUADAS. MIS SINCERAS FELICITACIONES. ESPERO VER MÁS DE LO PUBLICADO POR TI.

rgr dijo...

Gracias Alfredo por tus palabras y por tu presencia.
Que el Dios de la Vida te colme de su alegría.
Un saludo fraterno en Cristo y María
Paz y Bien
Ricardo

Publicar un comentario

ir arriba