Todo es Gracia

Para el día de hoy (10/11/10):
Evangelio según San Lucas 17, 11-18

(No debe asombrarnos la actitud de los nueve leprosos sanados en camino al templo, sin volver la vista atrás.
Es la misma conducta que hoy podemos observar en mucha gente -¿en nosotros mismos?-: ese vicio de creer que Dios nos debe algo, que está en deuda con nosotros y que, a la vez, debemos acumular méritos para lograr sus favores.
Es el talante de creerse con prebendas y preferencias por una determinada pertenencia religiosa.

Aunque sea ingenuamente, imaginémonos que en las cuestiones del Reino se trata, ante todo, de ser mujeres y hombres buenos.

Mujeres y hombres capaces de reconocerse pequeños, frágiles y limitados.
Mujeres y hombres que saben que Dios no es acreedor ni deudor; es Abbá!, Dios Padre y Madre.

Y, tal vez, se pueda redescubrir lo maravilloso de la existencia -con todo y a pesar de todo-, el regalo de la vida, los dones, el misterio de la ternura.
Y todo se vuelve Gracia.

Y allí sí, como el samaritano, regresar corriendo a los pies del Maestro: cuando permitimos que la Gracia nos ilumine, se nos enciende la gratitud y todo se ilumina y transforma)

Paz y Bien

4 comentarios:

Angelo dijo...

Todo es gracia y hay que pedir cada día al Señor, que sepamos darnos cuenta de ello, solo así se logra caminar con confianza.
Un abrazo

Claudio Martín Casco dijo...

Amén!
Fraternalmente,

rgr dijo...

Así es, Ángel, con confianza y con alegría de sabernos cuidados y queridos por nuestro Padre
Un abrazo para tí y tu familia
Paz y Bien
Ricardo

rgr dijo...

Así sea, querido Claudio, y que la Gracia sea nuestra rectora y nuestro horizonte en la vida diaria.
Un abrazo para vos y tu comunidad en Cristo y María
Paz y Bien
Ricardo

Publicar un comentario

ir arriba