Definirse

Para el día de hoy (01/06/10)
Evangelio según San Marcos 12, 13-17

(Este pasaje del Evangelio es citado a menudo; desde el mismo, se nos ha enseñado que no son contrapuestas la fidelidad a Dios y, a la vez, el debido acatamiento a la autoridad civil, pues son realidades bien distintas: la vida en Dios no excluye la participación en la búsqueda del bien común, es decir, la política.

Permitamos un silencio atento, y que Jesús nos hable:

-Den al César lo que es del César, y a Dios lo que es de Dios-

Hay más, siempre hay más en la fuente inagotable de la Palabra.

En principio, lo obvio: lo que es del César, evidentemente no es de Dios.

En aquellos tiempos se divinizaba al César o emperador romano de turno. Pero Dios es uno, y a Él el poder y la gloria.

Observemos también que se habla del César, y no de manera más genérica, como por ejemplo hablar de gobernantes.
La alusión al imperio y al poder que se impone por la fuerza es clara.

Por ello, es dable pensar que este mundo es cada vez más del César y cada vez menos de Dios. Y allí mismo surge implícita la necesidad de definirnos.

Porque definirse implica dejar de lado medias tintas y tibiezas, y si optamos por darle a Dios lo que es de Dios, se supone entonces que decantaremos hacia la solidaridad, la comunión, el servicio... Hacia el desinterés y la generosidad que surgen del amor.

Hoy hay demasiados césares de la muerte, el poder, el egoísmo y el materialismo.

Nosotros hemos elegido seguir los pasos del Maestro y, quizás, nuestros pasos no deban ir en contra del César sino más bien hacia Dios haciéndonos pan para el hermano, tributando fidelidad al Dios de la Vida que nos todo sin pedir nada a cambio)

Paz y Bien

4 comentarios:

Edit Liliana Ciotti dijo...

Definirse.... todos los días, en cada acto, cada decisión.
Definirse... y hacer repado de lo que hicimos cada día.
Definirse... haciendo acto de fe en cada paso.
Que buena entrada amigo.

♥Alicia dijo...

Ricardo:
Hacerle bien al hermano tambien implica no pasar por alto las injusticias que padecen, y desde nuestro lugar recordar a los Cesares que son César no Dios.
Me encantó el post. Como siempre un placer leerte.
Un abrazo
♥Alicia

rgr dijo...

Vos sabés, Edit, que en consonancia con esto de definirnos en cada instante vá también aquello de la conversión; muchos dicen -con mucha razón, claro- que la conversión es de una vez y para siempre. Sin embargo, lo que yo he descubierto a partir de mis propias miserias que la conversión y esas definiciones que necesitamos son cuestiones diarias, batallas contra el ego que debemos dar a cada momento.
Muchísimas gracias por tus palabras y tu presencia, y un pedido especial de disculpas: aún tengo el corazón lleno y los ojos húmedos de ver y volver a ver varias veces el Himno cantado en pleno Ischigualasto... Por cuestiones de problemas familiares y de trabajo, no supe hacerme de tiempo para dejarte un mensaje en tu blog, y sigo viendo ese video maravilloso que posteaste, y que ya es un símbolo a tener muy en cuenta; vá entonces un agradecimiento enorme por eso.
Un abrazo grande
Paz y Bien
Ricardo

rgr dijo...

¡Excelente, Alicia! Esa es la clave: el socorro y el auxilio no implican ceguera, al contrario, nos deben involucrar de tal modo que todos esos tributos a los dioses de la muerte -nuevos césares- se transformen para nuestros hermanos que sufren y para nosotros también en signos de vida.
Muchísimas gracias por tus palabras y tu presencia constante.
Un abrazo en Cristo y María.
Paz y Bien
Ricardo

Publicar un comentario

ir arriba