La misma ley, la verdadera justicia


Para el día de hoy (09/06/10)
Evangelio según San Mateo 5, 17-19

(Los problemas comienzan cuando se tervigersa lo principal de lo accesorio.

Así, cuando las normas son consideradas valores supremos en sí mismos, inamovibles bajo apercibimiento de anatematización, se vuelven opresivas y extorsionan las almas por parte de unos pocos -pretensos iluminados- y hay una reducción a la servidumbre, renegando de la libertad de las hijas e hijos de Dios.

No se trata de la abolición de normas, del desprecio de la Ley que ha recorrido la historia: el mismo Maestro lo ha enseñado, el sábado es para el hombre y no a la inversa.

Todo adquiere sentido y valor desde y hacia Jesús; y si la Ley es para el hombre y, como tal, ha de ser instrumento al servicio de la justicia... Habría que volver a reflexionar qué es aquello que consideramos como justicia.

Quizás el primer paso es volver la mirada al justo José de Nazareth: era justo porque ajustaba su voluntad a la voluntad de Dios.
Y la voluntad de Dios, revelada en Jesús hermano y Señor nuestro, es ante todo la vida plena y eterna.

Todo aquello contrario a la vida, desde esta perspectiva, es decididamente injusto.

Por eso el Maestro nos dice que ni una sola coma, ni una mínima letra de la Ley dejará de ser cumplida: pues la Ley -y por ende toda norma- ha de ser camino de la perfección en el amor.

Con la luz del Espíritu, es tiempo de volver a ser justos y que no tengamos otra ley que la primacía en toda la existencia del Amor que hace hermanos, construye igualdad y hace germinar y florecer a la Justicia.)

Paz y Bien

6 comentarios:

♥Alicia dijo...

La ley del hombre es legal, pero muchas veces injusta.
La ley de Dios es justa porque su esencia es el verdadero Amor.
Solo con la Luz de Su Espíritu es posible destruir tanta oscuridad.
¡Q tengas un día de mucha luz!
Un abrazo fraterno
Paz y Bien
♥Alicia

Edit Liliana Ciotti dijo...

El Evangelio de hoy es una gran advertencia y llamado de atención para todos.
No debemos sacralizar las normas temporales y espaciales, por que de ese modo estamos profanando las normas o leyes eternas, la que nos vienen de Dios y son para siempre.
Amar a Dios por sobre todas las cosas...
Amar al hermano como a uno mism...
No hacer al hermano lo que no queremos que nos hagan a nosotros...
En fin, caminar por la vida tratando de amar cada vez mas y mejor, con mas entrega y renunciamientos.
Siempre es bueno hacer un acto de contricción, una parada en nuestro diario trajín para hacer un examen humilde y valiente de nuestras acciones y creencias. De ese modo, sabremos por donde vamos y que cargamos en nuestra alma.
Un abrazo.

Oceanida dijo...

Cuanta falta me hacia hoy leer algo asi. Tenemos que amar como Dios quiere que amemos no como nosotros a veces nos empenamos con miramientos y en desigualdad. Y no, no es asi.

Gracias gracias.

Un abrazo.

rgr dijo...

Alicia, así es, hay que permitir que nos ilumine su luz, que está allí, disponible, siempre a nuestro favor, y desde allí comenzar a mirar las cosas con otra mirada, la de Dios
Una magnífica semana para vos y los yutos
Un abrazo
Paz y Bien
Ricardo

rgr dijo...

Edit, vivimos a tal velocidad -especialmente en las grandes ciudades- que por ese trajín a menudo inhumano se nos pasa de largo lo verdaderamente importante y trascendente... y eso se descubre en el rostro del otro.
Un abrazo
Paz y Bien
Ricardo

rgr dijo...

Oceánida, quizás un resumen de lo que creemos e intentamos vivir se pueda sintetizar precisamente en eso: amar como Jesús amó y ama, mirar con su mirada, hacer, pensar y sentir desde El y hacia El
Y no me agradezcas, se trata de encontrar ecos y resonancias que superen distancias; yo agradezco de todo corazón tu presencia, tu testimonio y tus palabras.
Un abrazo
Paz y Bien
Ricardo

Publicar un comentario

ir arriba