Atentos y despiertos









Para el día de hoy (26/11/16):  

Evangelio según San Lucas 21, 34-36





Nuestra certeza y nuestra esperanza se fundamenta en el regreso de Cristo, Señor de la historia.
Durante el tiempo de la espera, es menester estar atentos y despiertos, alerta que no admite medias tintas, alerta completa, tenaz, alerta proactiva pues resignifica todo lo que somos y todo lo que hacemos.

Sin embargo, las advertencias del Maestro son claras.

Es claro que muchos están sometidos a las garras de esas aves negras de las drogas que embotan mentes, corazones, que demuelen familias y borran horizontes y futuros.
Otros tantos, como el epulón de la parábola, siguen en tren de fiesta falaz aún cuando a su puerta languidezca un hermano que sólo suplica migajas, banquetes -que no ágapes- orgiásticos que se perpetúan como si la vida no se terminara, como si nada más que el ego fuese lo importante.

Pero también estamos lastimados de ansiedad. Heridos por la propaganda. Socavados de violencia y miseria. Injuriados por la corrupción y la prepotencia. Menoscabados por el destrato y el descarte humano.
Esa cotidianeidad abrumadora, además de dolorosa, es peligrosa pues acota la mirada a la pertinencia de un ahora sin remedio. Y la mente, en afán de supervivencia, juega malas pasadas.

Pero hay más, siempre hay más. La Resurrección de Cristo es la firme afirmación que nos recuerda a diario que se han terminado los nunca, los jamás, los no se puede.

Seguiremos pues, con todo y a pesar de todo, atentos y despiertos. La estrella amiga de Belén también parpadea para nosotros a pura Gracia.
Arraigados en la oración, nos aferramos cordialmente a esa primavera perfecta de Dios con nosotros.

Paz y Bien
  

6 comentarios:

ven dijo...

Gracias, por su reflexión ,Seguiremos pues, con todo y a pesar de todo, atentos y despiertos, escuchando la voz del Señor, un buen comienzo de adviento, que Dios nos regale su gracia para recibirle con un corazón nuevo, gracias, un fuerte abrazo fraterno.

Maria dijo...

Nuestra certeza y nuestra esperanza se fundamenta en el regreso de Cristo, Señor de la historia..Sí!

¡Mantengamonos en pie!Gracias

¡Felíz y Santo Adviento!

Ricardo Guillermo Rosano dijo...

Querida hermana, que el Espíritu nos encienda los fuegos de la fé y nos abra los ojos del alma

Un gran abrazo agradecido

Paz y Bien

Ricardo Guillermo Rosano dijo...

Así es María, mantengámonos en pié, humildes y sencillos como la Madre de Dios. Que ella nos ampare para decir Sí cada día

Paz y Bien

Nora Angela Pasquarelli dijo...

Son tan didácticos tus explicaciones del Evangelio... tan vivos... que uno parece transportarse al lugar... Gracias por la espiritualidad de tu corazón... Ricardo... y por hacernos entender tantas cosas que se nos pasan por alto... Un abrazo en el Amor de Cristo

Ricardo Guillermo Rosano dijo...

Grcias por tu presencia y tus palabras, Nora!
Lo importante es que Dios se hace palabra para que recuperemos el habla, para hablar y escucharle a Él, para comunicarnos entre nosotros, Palabra de vida y palabra viva que cada día tiene cosas para decirnos a vos, a mí, a toda la humanidad.

Seguiremos atentos y esperanzados en el Niño que nos llega a nuestras pequeñísimas existencias.

Dios te bendiga y acompañe siempre con su alegría

Un abrazo grande

Paz y Bien

Publicar un comentario

ir arriba