Fidelidades

Para el día de hoy (19/10/11):
Evangelio según San Lucas 12, 39-48


(Desde la raíz latina fides podemos arribar a los términos intrínsecamente ligados: fé y fidelidad.

¿Cómo permanecer fieles desde una fé viva sin caer en un pietismo desencarnado, que sólo observa un postrero más allá de juicio, premios y castigos y se olvida del presente, o bien, una fé demasiado anclada en la cotidianeidad que -por ello mismo- resigna toda trascendencia?

Quizás el primer paso es el sabernos administradores, es decir, que nada nos pertenece, que todo nos ha sido dado gratuitamente, por pura bondad, en el mundo nuevo de la Gracia. Y descubridores de esto, desvivirse por el bien común: esto no es postura ideológica, antes bien es toda una opción de vida que pone por delante al otro renegando de cualquier ambición personal y abdicando de todo egoísmo, sabiendo que hacer que el pan llegue a la mesa del hambriento es tarea sagrada.
Esa fidelidad es dejar de lado al yo y encaminarse con decisión al nosotros.

Fidelidad es también vivir sabiendo que el Maestro ha de regresar.
Es tener una mirada profunda, capaz de horizontes pero sin dejar de ver el rostro de los hermanos en nuestro presente: en esa aparente paradoja, Jesús regresará pero hoy está vivo y presente en medio de su pueblo, compañero de camino y sostiene todos y cada uno de nuestros pasos.

Fidelidad significa gratitud.
Todo nos ha sido dado, la vida misma que se renueva en cada despertar con todo y a pesar de todo. Y el agradecimiento por lo dado, por la misericordia y el perdón nunca serán suficientes: seguramente ni tres existencias nos alcanzarían para dar gracias.
La gratitud no es pasividad, ni tampoco sólo verbalizar en forma monótona el agradecimiento, sino antes bien expresarlo en espera activa, esa esperanza que nos define e identifica)

Paz y Bien

1 comentarios:

Salvador dijo...

Me ha encantado tu reflexión, Ricardo, y la he señalado con una excelente calificación. Porque refleja, a mi manera de ver, el criterio de la espera y como se espera.

Y otra sorpresa es que al hacer el comentario me he dado cuenta que hemos elegido la misma fotografía.

Un fuerte abrazo en XTO.JESÚS.

Publicar un comentario

ir arriba