Niños molestos, niños peligrosos

Santos Inocentes, mártires

Para el día de hoy (28/12/10):

Evangelio según San Mateo 2, 13-18

(Cuando el ejercicio del poder deja de considerarse un servicio, sin una ética rectora y se plantea como pura praxis, se torna omnímodo, corrupto y peligrosamente inhumano: en esta perspectiva, siempre el fin a alcanzar justificará los medios empleados, y esto es totalmente contrario y ajeno a la Buena Noticia.

Así, quienes ejercen el poder de esta manera tornan su existencia con un color paranoico que excede lo meramente psicológico. En todo lo distinto, encuentra enemigos y motivos de sospecha, y esas sospechas rápidamente se convierten en miedo tangible y en violencia cuidadosamente planificada.

Habrá víctimas, claro está: sería de una torpeza espiritual enorme pensar en lances caballerescos y batallas épicas. Las víctimas, invariablemente, serán aquellos que no tienen voz, que no pueden defenderse, que aún -por aquellos ajenos al mismo núcleo del poder- son considerados ajenos y lejanos, nunca próximos.

Hoy es día de recordar a pequeños niños que han muerto por un poder así, y quizás el modo de honrar su memoria y caminar por el desierto egipcio con ese Dios que debe exiliarse, sea que esas vidas sesgadas nos cuestionen, nos muevan y conmuevan.
Porque los santos inocentes se cuentan hoy de a cientos de miles, y ese Niño Santo quizás también deba irse a mejores lugares: nuestras ciudades se han vuelto recintos de muerte.

Proclamamos -y a menudo, más declamamos- la protección promoción y santidad de la vida desde la misma concepción hasta su fin natural. En esta línea, es natural oponerse a la masacre de los sin voz, el aborto.
Es preciso sincerarse: esa declamación a menudo está desnuda de toda compasión y se nos vuelve bandera ideológica.
Es preciso sincerarse: esa declamación suele abstenerse de proseguir... pues nos olvidamos de ese inocente, ese indefenso, ese sin voz una vez que nace.
Santo inocente también masacrado por la falta de pan, de escuela, de familia y doctor, niños abusados, niños esclavos, niños!...

En tiempos de tantos relativismos militantes, José de Nazareth se nos vuelve ancla y timón para no quedar a la deriva.
Con miedos y dudas, no vaciló en obedecer, en seguir los dictados de su corazón... y en poner en primer lugar y por sobre todo, la vida de ese Dios que llamaba hijito y la de su esposa amada, María, abdicando de todo primer lugar, sin decir una palabra, haciendo lo que se debía y luego partiendo en silencio)

Paz y Bien

4 comentarios:

Claudio dijo...

«Cuando el ejercicio del poder deja de considerarse un servicio, sin una ética rectora y se plantea como pura praxis, se torna omnímodo, corrupto y peligrosamente inhumano: en esta perspectiva, siempre el fin a alcanzar justificará los medios empleados, y esto es totalmente contrario y ajeno a la Buena Noticia.»
Dios pide, caridad, caridad y más caridad.
Gran reflexión Ricardo.
Un fuerte abrazo

♥Alicia dijo...

Cuando el ejercicio del poder deja de considerarse un servicio, sin una ética rectora... se vuelve tirano, intolerante y silencia las voces en defensa de los que no tienen voz.
Es tiempo de acción y confiar en Dios y recordar que si Dios es con nosotros, ¿quién contra nosotros?
Un abrazo mi querido amigo. Bendiciones.

Ricardo Guillermo Rosano dijo...

Querido hermano, la única revolución verdadera es la del amor, y el ejercicio del poder sólo se convalida desde el servicio y la solidaridad. Mientras no aprendamos y no hagamos presente eso, no estaremos cumpliendo nuestra misión de hacer presente el Reino por el que a diario suplicamos.
Pero el Espíritu nos sostiene y alienta
Un abrazo grande
Paz y Bien
Ricardo

Ricardo Guillermo Rosano dijo...

Querida Alicia, bendiciones y paz para vos y los tuyos en este año que comienza y que se nos ha regalado.
Un abrazo grande
Paz y Bien
Ricardo

Publicar un comentario

ir arriba