María en tiempo presente, el hoy de la Salvación


Para el día de hoy (22/12/10):
Evangelio según San Lucas 1, 46-56

(María canta al su magnífico Dios, canta las maravillas que descubre en su vida, canta las maravillas que descubre en su pueblo, canta las maravillas que descubre en la historia expresada en el día a día.

Es feliz, es plena porque la totalidad de su existencia ha sido transformada por la Gracia. Así será reconocida de generación en generación, bendita por ser Mujer, bendita por ser Madre, bendita por creer.

Infinitamente feliz porque a pesar de descubrirse mínima, insignificante -una esclava- sabe que el Dios del Universo se ha inclinado amorosamente hacia Ella.

Su canto atraviesa los velos del tiempo porque resuenan ecos veraces y eternos, y es imperioso que cantemos hoy, testigos junto a Ella -mujer, hermana, madre y discípula- de las maravillas de ese Dios invisible que se hace Niño.

Testigos felices de que a pesar de toda niebla, de toda opresión, llega nuestra liberación y nos florece la esperanza de la vid frondosa de David.

Testigos plenos, porque a pesar de nuestras miserias -que nos reducen a la nada- Dios se sigue inclinando hacia nosotros.

Testigos agradecidos, incapaces de contenernos y de callar, porque sabemos a nuestro Dios Todopoderoso... pleno de poder no como un guerrero feroz, sino Omnipotente porque ama.

Testigos fieles en palabras y acciones, porque Dios ama sin medida a todas sus hijas e hijos... pero pone abiertamente del lado de los humildes, de los pobres, de los desvalidos, prefiriendo al caído antes que a los potentados y prepotentes, un Dios capaz de hacerse pan para saciar todo el hambre.

Y testigos permanentes de que Dios es justo, y su justicia se expresa en la Misericordia, desde mucho antes que el viejo pastor de Ur hasta nuestros días, y luego también, de generación en generación.

La Salvación que trae su Hijo sucede hoy, en este preciso instante, don y misterio a la que toda la humanidad ha sido invitada sin condiciones, de pura generosidad y ternura, a construir el cielo nuevo y la nueva tierra.

Por ello, cantemos con María hoy y siempre la canción que anticipa la alegría de su Hijo y que es renuevo en plenitud y felicidad, dicha y liberación)

Paz y Bien


2 comentarios:

su chico dijo...

Hola Ricardo
¡Feliz Navidad!
Espero en el año nuevo recuperar algo de tiempo para visistarte más a menudo

Nos vemos en el Portal
al + mc

Ricardo Guillermo Rosano dijo...

Felicidades para tí también, hermano.
Que nos nazca la Palabra en nuestras noches; estaremos allí, expectantes y temerosos, a sus pies.
Un abrazo
Paz y Bien
Ricardo

Publicar un comentario

ir arriba