Desde la periferia, con el servicio y la ternura

Para el día de hoy (01/09/10):
Evangelio según San Lucas 4, 38-44

(Jesús vá camino a Jerusalem. Sabe que lo espera la voracidad de la cruz, y sin embargo no vacila.
No obstante ello, siendo de la estirpe de David podría haber presentado batalla y reclamado su corona como rey de Israel; seguramente, muchos de los poderosos que ahora lo despreciaban, lo hubieran apoyado.
Pero su Reino no es de este mundo.

Él lo había declarado hacía poco tiempo en aquella sinagoga: es Año de Gracia y Misericordia.
No se trata de un tiempo mensurable en 365 partes demasiado humanas; es tiempo de jubileo, es un tiempo nuevo que se ha declarado abierto, tiempo que no tendrá fin.

Tiempo nuevo en que comienza a crecer el Reino en los bordes, desde la periferia, en donde menos se lo espera.
Tiempo nuevo en donde el Reino acontece porque la Buena Noticia se anuncia a los pobres, se libera a los endemoniados, se cura a los enfermos...

El tiempo de la Gracia tiene efectos inmediatos e insospechados: esa mujer ya anciana -la suegra de Pedro- es liberada de la enfermedad que la tenía postrada y al momento se pone a servir: la liberación es el paso de la servidumbre al servicio.

Año de Gracia y Misericordia en el que el Maestro obra con la misma ternura que su Padre: se acerca a cada enfermo, toca a cada despreciado, abraza a los impuros, bendice a los excluídos.

No hay mal que se le resista: cuando Jesús se hace presente, sucede el Reino y el mal y la noche se disipan y desaparecen.
Allí está nuestra misión: el Reino crece desde aquí mismo, ahora, en este preciso instante y el Dios de la Vida confía totalmente en nosotros para construirlo)

Paz y Bien






6 comentarios:

Edit dijo...

Que hoy su Reino crezca en nuestros corazones, varios miles de hectareas espirituales.
Un beso, querido hermano en Cristo Jesús.

su chico dijo...

Un año de gracia, jubilar, donde se nos restituye lo que, torpemente, habíamos perdido o deshechado

En el Amigo
Al + Mc

lourdes dijo...

Es verda que el Dios de la vida totalmente en nosotros, así también nos lo recuerda sPablo Nosotros somos colaboradores de Dios y vosotros campo de Dios.Sois tambien edifico de Dios. Hemos de ser instrumento en las manos de Dios para contruir su reino gracias por sus palabras llegan un abrazo en cristo jesus

rgr dijo...

Así sea Edit, que semilla hay mucha -y es gratis!- y se nos ha cedido tierra buena en cantidad increíble.
Un abrazo grande
Paz y Bien
Ricardo

rgr dijo...

Año que no se puede medir, hermano, como medimos cuidadosamente nosotros lo que destinamos a la pérdida y al desprecio.
Un abrazo en el Amigo que nos rescata.
Paz y Bien
Ricardo

rgr dijo...

Gracias por tu presencia y tus palabras, Lourdes. Dejemos que Él nos reconstruya desde los cimientos.
Paz y Bien
Ricardo

Publicar un comentario

ir arriba