El abismo

Para el día de hoy (26/09/10):
Evangelio según San Lucas 16, 19-31

(Uno vestía como un rey, se daba la gran vida, banquetes diarios, nada lo preocupaba; a nadie hacía mal.
El otro, en su portal, sumido en la peor miseria, seguramente insoportable en su apariencia y en su olor, cubierto de llagas. Sólo ansiaba poder comer los desechos de la mesa del otro -siendo él mismo un deshecho humano-. Sin embargo, el alivio fugaz le llegaba de los perros.

Entre uno y otro aparentemente sólo hay una puerta que los separa.
Sin embargo, están separados por un abismo.

El pobre se llama Lázaro, que no casualmente significa Dios ayuda.
El rico de los banquetes carece de nombre: ha perdido su identidad disipando su vida en las riquezas. Peor aún, ha disuelto su existencia ignorando al caído a su puerta.

Entre ambos está el abismo del desconocimiento del otro, de la compasión ausente, del destrato.

Decíamos que el rico habituado a los banquetes diarios no hacía mal a nadie... pero esto no es del todo certero.
Ante todo, el daño que se perpetraba a sí mismo se vuelve irreparable; y cuando, pudiendo vivirla, negamos la compasión, nos volvemos opresores del hermano caído por omisión.

El Maestro continúa insistente en su parábola: luego de la muerte, y ya en el Sheol, el rico suplica una gota de agua que alivie sus pesares.
En ese marasmo, sigue sin entender que el agua fresca estaba muy cerca suyo.

Los Lázaros lamidos por los perros y caídos a nuestra puerta son fuente de agua viva, son aquellos por los que podemos recuperar nuestros nombres perdidos a través de la misericordia.
El Dios de la Vida se ha puesto decidida y abiertamente de su lado.

Y no se trata de esperar un futuro post mortem de salvación para unos y condena perpetua para otros.
La Salvación sucede hoy, ahora mismo.

El Maestro persiste en su llamado e invitación a que nos volvamos hacedores de puentes -¡pontífices!- en estos abismos tan actuales y dolorosos de la desigualdad, la injusticia, el destrato y la indiferencia.

Hay que achicar y desdibujar esa brecha que separa a tantos hermanos desde la misma esencia de Dios, la Misericordia y la Compasión.

Y allí sucederá el Reino)

Paz y Bien

6 comentarios:

lourdes dijo...

Gracias por su reflexión de hoy ayuda mucho un abrazo en Cristo Jesús y unidos en oración

Comunidad San Pablo dijo...

¡Amén!
Buen domingo hermano mío.
Mi abrazo en el Señor
Claudio

♥Alicia dijo...

Quiero ser puente

Señor he nacido para unir,
vivo para unir, sirvo para unir.
Es mi misión y mi secreto.

Señor, es maravillosa la función del puente.
Yo también quiero ser puente para unir las personas, unir los rotos, unir los corazones.

Señor, quiero ser puente para todos los que pasan por el camino de mi vida.

Que no sea nunca una muralla que separa, sino mensaje para que todo el mundo pueda llegar a tí, Señor.

Autor Desconocido


Hola Ricardo con esta oración te saludo con alegría y deseo q termines feliz el domingo y q tengas una semana de abundantes bendiciones.

Un abrazo en Cristo.
♥Alicia

rgr dijo...

Es una gran alegría y una Gracia leer lo que dices, querida Lourdes.
Unidos en el Espíritu que nos convoca, un abrazo
Paz y Bien
Ricardo

rgr dijo...

Un magnífico domingo y una semana fructífera y santa para vos y tu comunidad, Claudio
Un abrazo en el Dios de la Vida
Paz y Bien
Ricardo

rgr dijo...

Mil gracias, Alicia, por este regalo (qué vocación esta es la de ser hacedores de puentes!)
Que tu domingo sea manso y pleno y tu semana mejor aún
Un abrazo grande en Cristo y María
Paz y Bien
Ricardo

Publicar un comentario

ir arriba