Corazón cercano

Para el día de hoy (12/02/11):
Evangelio según San Marcos 8, 1-10

(Es la segunda multiplicación de los panes; la primera había tenido lugar en la tierra santa de Israel, los asistentes eran gentes del Pueblo elegido.
En esta ocasión, Jesús y sus amigos están en la Decápolis, territorio pagano que, por tal, estaba bastante lejos no tanto en kilómetros como más bien en la cercanía cordial de los judíos -los discípulos-.

En aquella ocasión, en la primera multiplicación de los panes, son los mismos discípulos los que toman la iniciativa frente a la necesidad de esa multitud hambrienta. Esas gentes que se agolpaban frente a su Maestro eran de los suyos, hijos de Israel como ellos mismos.

Ahora es bien distinto: nadie más lejano para sus mentes que un extranjero y un pagano.
Por ello mismo, es Jesús quien toma la iniciativa; sólo la compasión que nace de un corazón sagrado como el suyo hace iguales a aquellos que parecen bien distintos, tan diferentes, y los acerca.
Sólo desde el corazón de Jesús se construye al prójimo, pues la Buena Noticia se trata precisamente de eso, de aproximarse.

Todo está allí: la igualdad, la fraternidad y la creatividad.
Los discípulos -aún portadores de la levadura herodiana y farisaica- se muestran contrariados y perplejos: no se puede alimentar a esa multitud, no hay a la vista siquiera una aldea en donde comprar alimentos. Quieren imponer soluciones desde fuera... Y nuevamente, las respuestas están allí mismo, en lo que se porta, en lo que se tiene.

Es tiempo santo que se teje entre Dios y el hombre, en el que lo que queda lejos es las diferencias por nacimiento, conductas religiosas y razas. Es tiempo santo en donde se destierra el "no se puede".
Es tiempo santo de compasión y misericordia, en donde todo se vuelve fructífero, y Jesús nos sigue diciendo que desde el compartir suceden los milagros y el pan se vuelve fecundo e inagotable, signo cierto de ese pan bendito que se ofrece sin límites ni condiciones a todas las hijas e hijos de Dios dondequiera que estén, pan multiplicado que constituye una sola mesa, alegría de corazones que se han acercado y se descubren iguales y hermanos y agradecen, eso que llamamos Eucaristía)

Paz y Bien

2 comentarios:

E. Baregó dijo...

Me parece tremendamente interesante cuando dice que "sólo la compasión que nace de un corazón sagrado como el suyo hace iguales a aquellos que parecen bien distintos, tan diferentes, y los acerca." Creo que es una frase que tiene mucho contenido de fondo. Pues se nos está planteando que solo un corazón compasivo, un corazón capaz de padecer con el otro, es capaz de buscar la igualdad entre los seres humanos. Creo que sólo esa frase nos da para meditar un buen rato. Gracias hermano, Dios le bendiga.

Ricardo Guillermo Rosano dijo...

Gracias a usted, hermano, por su constante presencia fraterna y su amistad -signos de la Gracia-.
Que el Espíritu de Jesús lo acompañe siempre con su alegría, y que tenga un domingo magnífico
Paz y Bien
Ricardo

Publicar un comentario

ir arriba