Un fuego que no se apaga

Para el día de hoy (22/10/09):
Evangelio según San Lucas 12, 49-53

(Cada uno de nosotos es pasible de sucumbir a una tentación por demás peligrosa, y es que la Palabra nos resulte cómoda, adecuada y adaptable a nuestros estados de ánimo y a nuestros intereses personales.

Nada más lejano al Reino.

El Maestro nos pone en guardia: no debe haber medias tintas, es necesario y hasta imprescindible que su Palabra nos mueva, nos conmueva, nos transforme, derribe al hombre viejo, separe las aguas del egoísmo para encendernos.

Sí, encendernos con el fuego del Espíritu, el fuego que no se apaga, vivifica, apasiona y moviliza hacia el hermano y hacia Dios.

Podrán suceder borrascas de ansiedad y miedo, tormentas de soledad; podemos estar hasta el cuello sumergidos en nuestras propias miserias...El fuego prevalecerá y nada será igual.

No hay espacio para medias tintas.)

Paz y Bien


2 comentarios:

E. Baregó dijo...

Hermano Ricardo , estoy aquí después de tantos días sin comentar, quiero pedirle disculpas. He estado de visita, eso sí,en su hermosa página, pero por cuestiones de tiempo me he limitado en estos días a sólo piblicar en mi blog y a no comentar en los blog hermanos.

En mis oraciones está siempre presente usted y toda su familia.Su blog es una riqueza diaria, es una fuerza de Dios para cada día. Gracias por realizarlo, gracias por compartirlo.

Que Dios le bendiga y le proteja muchísimo.Bendiciones

rgr dijo...

Mi querido hermano, yo también debo pedirle disculpas, pues me nutro de su magnífico blog y escaseo en los comentarios; sin embargo, estamos en comunión permanente por Aquel que nos sostiene y nos da vida y fuerzas.
Que le Padre de la Vida acreciente la generosidad de su corazón y lo acompañe su luz constantemente en su ministerio.
Un abrazo fraterno y agradecido en Cristo y María
Paz y Bien
Ricardo

Publicar un comentario

ir arriba