Despiertos y atentos


Para el día de hoy (20/10/09):
Evangelio según San Lucas 12, 35-38

(Angustias, ansiedad, vorágine y monotonía diarias son agentes que conspiran contra la salud del alma.
Por lo general, su aliada natural es la rutina.

Y se nos adormece el sentido, y perdemos de vista el hacia dónde vamos y el porqué; las prioridades quedan trastocadas, y surge con furia el reino de la alienación...Entonces no le dejamos lugar al Reino de Dios.

El Maestro alza su voz para que nos mantengamos despiertos y atentos, aún inmersos en la velocidad malsana de la vida cotidiana.
Habrá que dejar atrás la devoción al consumo, el culto al placer, el consumo de la información y disponerse a cosas que no perecen.

Cada uno de nosotros tiene una invitación personal y muy especial a la fiesta de la Vida, y hay que estar preparados y dispuestos para participar junto con los demás.

No podemos quedarnos dormidos)

Paz y Bien

2 comentarios:

QUEOQUINA dijo...

En especial la cotidianidad es la que surge y si no estás atento lleva a la sequedad espiritual, estar en continua oración por los demás y vivir el aquí y ahora teniendo como herramientas a la propia naturaleza para volver, me acerca al Señor, es una batalla diaria a librar, un abrazo en Jesús.

rgr dijo...

Querida Queoquina, quizás la lucha primera es la que se entabla contra uno mismo, y desde allí contruirnos.
Un abrazo en Cristo y María.
Paz y Bien
Ricardo

Publicar un comentario

ir arriba