Humildes edificadores de bondad y justicia













Para el día de hoy (10/07/18):

Evangelio según San Mateo 9, 32-38





Las acciones de curación -milagros de sanación- de Jesús de Nazareth tienen siempre denominadores comunes a todas ellas: que Él se vuelca por entero hacia el que sufre, que se involucra en situaciones concretas y no en abstracciones y que todo lo que hace en favor del doliente está dirigido a la plenitud de la persona y no solamente a una situación particular.

Todo esto se magnifica cuando observamos con detenimiento el contexto: en la Palestina del siglo I abundaban las enfermedades, y estos padecimientos significaban con toda certeza abandono, ostracismo y soledad para el enfermo, a lo que debía añadirse el cruel concepto de que las dolencias eran castigos justificados de un dios verdugo a causa de pretéritos pecados. También y por ello mismo, la enfermedad era sinónimo de impureza religiosa que automáticamente excluía al enfermo de toda participación plena en el culto y en la sinagoga.
Esta situación tenía ribetes moralmente contagiosos: por esas normas de pureza, era menester alejarse del enfermo so pena de volverse uno mismo impuro.

Por ello mismo, las gentes estaban gratamente asombradas: lo que el rabbí nazareno hacía, nadie se había atrevido a hacerlo. Nunca había sucedido, esas bondades que llegaban a ellos de las manos de ese Jesús los volvía reales, existentes, importantes todos y cada uno de ellos para Alguien.
Sin embargo, los dirigentes fariseos lo repudiaban con denuedo; suele suceder siempre lo mismo, cada vez que el poder es silenciosamente cuestionado desde la caridad, y los fariseos no tienen en cuenta el bien que se hace, ni el amor de Dios invocado y proclamado. Sólo acusan por el poder que creen en disputa.

Aún así, Él iba por ciudades y pueblos anunciando la Buena Noticia y sanando todas las enfermedades y dolencias.
La Buena Noticia de un Dios Amor y Abbá allí en donde toda novedad suele ser mala, y junto a ello el alivio de penas y pesares.
Jesús de Nazareth no funda instituciones, no se detiene en la instrucción académica de doctrinas ni en especificaciones de culto. Él camina diciendo lo que nadie dice, y regala salud y consuelo en medio de un mar de sufrimiento e indiferencia.

Quizás nos hemos incapacitado para estas cosas tan decisivas: Palabras que den viva, compasión sin condiciones. Algún espíritu malo llevamos, y hemos perdido el habla, y con un poco de confianza Él nos curará para volver a decir lo que se calla, y volvernos humildes obreros en la edificación del Reino, ese recinto de bondad y justicia eternas que comienza en el aquí y ahora.

Paz y Bien

2 comentarios:

Salvador Pérez Alayón dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Walter Oscar Fernandez dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

Publicar un comentario

ir arriba