Ascensión del Señor, bendición a todo el universo




La Ascensión del Señor - Solemnidad

Para el día de hoy (17/05/15):  

Evangelio según San Marcos 16, 15-20




Por el simple hecho de depender de nuestras limitaciones racionales, solemos utilizar categorías como arriba, abajo, ascenso, descenso con tenores admirativos y a menudo peyorativos. Es decir, hacia arriba está el cielo, hacia abajo la perdición, la condena, lo que no es de Dios.
Conforme a ello -que no está del todo mal-, solemos caer en cierto vicio religioso esquemático que es el de creer en un Mesías y en un Dios abstracto, que habita en lejanías casi inaccesibles a las que, luego de una vida piadosa y ajustada a la fé, se podrá acceder únicamente post mortem.

Pero la comunidad cristiana celebra al Resucitado que está a la diestra de Dios y que es Dios mismo, y celebra porque su ausencia física implica, extrañamente, una presencia rotunda y definitiva en medio de los suyos.
Y que su Dios no está tan lejos. Su Dios está amorosamente entretejido entre los pliegues de la historia humana, pura donación, ofrenda de sí mismo. Por eso celebramos a ese Cristo que es nuestro rey, nuestro hermano y nuestro Señor en el cielo que se expande en nuestros corazones, pero no perdemos la vista la horizontalidad, al hermano y a la creación, pues todos hemos salido de los albores bondadosos del Padre y a Él todo debe regresar en reencuentro para su realización total.
Porque Ascensión es promesa y certeza de plenitud, de felicidad, de vidas mínimas que vuelan hacia el absoluto del Creador.

El compromiso devengado puede atemorizar con ciertos ribetes lógicos: la tarea es enorme, los obreros pocos. Pero lo aparentemente inverosímil se transforma desde la confianza, matriz de la fé que es don y misterio. Porque con todo y a pesar de todo y de todos, de lo que somos, de nuestros quebrantos y limitaciones, Dios sigue creyendo en nosotros, en asombrosa desproporción con la confianza que solemos depositar a sus pies, en la ilógica de canastos llenos y vino abundante de la Gracia.

La Ascensión del Señor es la confianza de que continuaremos su tarea de bendición, otros Cristo por estos extramuros de la existencia.
Se trata de ser portadores felices de bendición a toda la creación, a todo el universo.
Bendición es bien decir, ratificando a cada paso que seguimos aferrados más allá de toda especulación a la fuerza tenaz y a la vez humilde de la Palabra, una Palabra que todo puede transformarlo para bien, las gentes, la naturaleza, el cosmos.

Lo que el poder utiliza en provecho propio y en desmedro de tantos, puede y debe cambiarse desde el poder de la Buena Noticia.

Por más demonios divisorios -ídolos del miedo- que se multipliquen, por más que quieran imponerse los lenguajes únicos del poder y del dinero, por más que el veneno del desaliento y la ponzoña de la soledad nos recorran, todo puede suceder para bien. Para mayor gloria de Dios.

Paz y Bien


3 comentarios:

E. Baregó dijo...

Muy estimado Ricardo. Las palabras que he tenido la osadía de publicar hoy, desde la primera que las leí en su blog, han redundado una y otra vez en mi cabeza e interior. Espero no haber sido un abusador al publicar esto. Pero sentí que era algo tan profundo dicho con tan pocas letras. Hoy a las puertas de la beatificación de Mons. Romero, considero que son palabras que en cierto modo son no sólo inspiración humana sino también divina. Él luchó para que todo esto que usted colocaba en estas hermosas palabras pudiese ser verdad en la Iglesia. Recuerdo ahora todo lo que me dice. Gracias a usted por sus palabras muy fraternales, se las agradezco, al mismo tiempo le digo que he omitido la última parte. De nuevo, gracias por estar en la red y por ser luz por medio de sus palabras para muchos de nosotros. Bendiciones hermano en el Señor, unidos en la oración por usted, por los suyos, por la Iglesia y el mundo.

Ricardo Guillermo Rosano dijo...

Le digo sinceramente, para mí ha sido una alegría y un honor que lo haya hecho. Es una gran generosidad, signo de la Gracia.
Seguiremos confiando, esperando, junto a Romero suplicando que venga el Reino de Aquel que nunca nos abandona, que está vivo y presente en la Iglesia, cuyo rostro resplandece en los hermanos más pobres.

Un abrazo grande

Paz y Bien

Ricardo

Caminar dijo...

Lo dice la Escritura: "Bendecid, sí, bendecid, no maldigáis"
Digamos bien de todo y de todos, y poco a poco este mundo irá cambiando.
Un abrazo en la espera del Espíritu.

Publicar un comentario

ir arriba