Santo - Misa Popular Salvadoreña


(San Agustín enseña que cantar es orar dos veces.
En ese espíritu de alabanza y esperanza, cantamos y oramos con las hermanas y hermanos de El Salvador, luego de la tragedia ocurrida.
Cantamos y oramos por las vidas que se perdieron, por los que se quedaron sin hogar, por los que sumaron la tragedia a su pobreza, por los que han perdido un ser querido, por los sobrevivientes y por todos los corazones empeñados en la reconstrucción de lo que se ha derrumbado, y desde la esperanza de que otra vida es posible.
Desde el sur del continente, junto con el padre Enrique Baregó clamamos al Dios de la Vida: sólo la solidaridad y la comunión nos pueden mantener en pié y en dignidad.
Lo hacemos con el Santo perteneciente a la Misa Popular Salvadoreña, grabado hacia fines de los '70 por el grupo Yolocamba I Ta.
Fraternalmente en Resucitado caminante con los anawin, el Cristo que camina con los más pobres.
Paz y Bien
Ricardo)

SANTO

Santo, Santo, Santo, Santo,
Santo, Santo, es nuestro Dios.
Señor de toda la tierra,
Santo, Santo, es nuestro Dios.
Santo, Santo, Santo, Santo,
Santo, Santo, es nuestro Dios.
Señor de toda la historia,
Santo, Santo, es nuestro Dios

Que acompaña a nuestro pueblo, Que vive en nuestras luchas,
Del universo entero, El único Señor.
Bendito los que en su nombre, El evangelio anuncian,
La buena y gran noticia De la liberación.

Santo, Santo, Santo, Santo,
Santo, Santo, es nuestro Dios.
Señor de toda la tierra,
Santo, Santo, es nuestro Dios.
Santo, Santo, Santo, Santo,
Santo, Santo, es nuestro Dios.
Señor de toda la historia,
Santo, Santo, es nuestro Dios

Yolocamba I Ta - El Salvador

aquí puede escucharse:

2 comentarios:

E. Baregó dijo...

Gracias por semejante detalle. Sabemos que ustedes están con nosotros. Hoy he tenido la oportunidad de estar en un albergue, espero llevar algunas cosas que necesitan. Con personas como usted hermano Ricardo, uno encuentra fuera para volcarse desde de la pobreza al compromiso con los que sufren.

Me ha encantado mucho la entrada, máxime hoy en la solemnidad de la Virgen de la Paz, patrona de El Salvador.

rgr dijo...

No me lo agradezca, hermano. Es una gracia del Espíritu la comunión con los hermanos, que borra toda distancia y a personas como yo, les hace entender -con dificultad, claro está- que lo que le sucede a uno nos sucede a todos.
Dios lo bendiga, acompañe y sostenga.
Un abrazo fraterno en Cristo y María de la Paz.
Paz y Bien
Ricardo

Publicar un comentario

ir arriba