Padre misericordioso y pródigo




Para el día de hoy (07/03/15) 

Evangelio según San Lucas 15, 1-3. 11b-32




Un simple análisis literario nos indicaría que, en este texto tan conocido de Jesús de Nazareth, hay dos parábolas y no una como se suele señalar. Son dos los hijos, cada uno con sus características, miserias y deslealtades, y es un grosero error embarcarse en la tarea de mensurar la medida moral de cada uno de ellos.
Porque hay una realidad mucho más profunda que la literaria, y es la centralidad del Padre, cuya traducción teológica -espiritual- es la pura bondad.

Es importante también tener presente quienes son quienes lo escuchan con creciente atención, publicanos y pecadores. Los publicanos son los recaudadores de impuestos del ocupante romano, que a menudo abusaban de su posición para cobrar de más las ya gravosas tasas en beneficio propio, y por ello un publicano es un judío traidor que trabaja a favor del enemigo extranjero que profana la Tierra Santa, y además es un corrupto y un abusador. Así entonces se le odia con fervor, y su estatura moral está por debajo de la adjudicada a las prostitutas.
Por otra parte, los pecadores señalados no refiere a los pecados cometidos en privado por cualquier creyente, sino más bien por aquellos que hacen explícitos sus pecados, pecadores públicos. De allí la feroz diatriba de los fariseos, pues este joven galileo comparte pan y vino con los más indeseables, con los que nadie en su sano juicio se sentaría a cualquier mesa.
Esos hombres no eran monstruos retorcidos y pavorosos: en realidad, se trataba de hombres piadosos, profundamente religiosos -hombres de Dios- muy respetados por su rectitud y por la estricta observancia de los preceptos instituidos. Ellos estaban convencidos de la necesidad de acumular buenas obras o méritos frente a Dios, tendientes a procurar los favores divinos: de allí que se indignaran por la afabilidad de Cristo para con los que son sus opuestos, sus antípodas.

La parábola que el Maestro les cuenta habla de dos hijos, muy distintos entre sí, pero que al final, por caminos divergentes, coinciden en miserias y en la bondad paterna.

El hijo menor reclama su parte de la herencia paterna en forma inmediata. Así, en sus afanes anticipa en su corazón la muerte de su padre, pues es cuestión de sentido común repartir los bienes familiares entre los hermanos a posteriori del fallecimiento paterno, bienes que son fruto de toda una vida de trabajo, bienes que son para el sustento y para brindar trabajo a muchos jornaleros. Pero el joven se embarca en fútiles aventuras licenciosas y pronto se queda sin nada. La miseria que lo agobia es el dispendio inútil de su joven existencia, el desamparo de abandonar la calidez de la casa y el pan paternos.

El hijo mayor es un exacto cumplidor de las órdenes de su padre, y allí está su error. No se trata de cumplir órdenes, se trata de amar. El hijo mayor, en cierto modo, actúa como esos fariseos enojados, pues ese Padre celebra la vida recobrada del hijo extraviado con una fiesta enorme sin decir nada de los rigores observados por el mayor, que no vé a su Padre como tal sino más bien como un patrón, como un capataz.

Pero a ambos ese Padre los sale a buscar. Por ellos se desvive, se entristece, se viste de fiesta.
Es un Padre misericordioso antes que justo.

Prodigalidad significa, primeramente, derroche, gastar sin cuidado ni medida.
El Padre en realidad es pródigo, pues vuelca sin límites ni condiciones su bondad, maravilloso derrochón de la Gracia a quien Él quiere, con preferencia especial por los perdidos y los enfermos, y es ese escándalo la raíz misma de la Buena Noticia.

Paz y Bien

4 comentarios:

Caminar dijo...

Totalmente de acuerdo. Dios sí que es pródigo en su amor para con todos sus hijos, los pequeños y los mayores, que de todo tenemos cada uno de nosotros.
Un saludo.

Minimus minimorum dijo...

El problema del hijo mayor tal vez esté precisamente en que no es un exacto cumplidor de las órdenes de su padre, al menos no en todas las ocasiones... La fidelidad no se juega sólo en el pasado (siempre te he servido sin desobedecer), sino especialmente en el presente...

Ricardo Guillermo Rosano dijo...

Gracias Caminar por estar siempre y por tu compañía fraterna.
Que en esta Cuaresma volvamos alborozados a los brazos bondadosos del Padre.

Paz y Bien

Ricardo

Ricardo Guillermo Rosano dijo...

Bienvenido Minimus Minimorum, y gracias por sus palabras.
Es verdad lo que menciona, y que he pasado por alto, el pasado y el presente del hijo mayor.
Me atrevería a agregar también la idea de obediencia no tanto como un aserto automatizado, sino más bien en su sentido pimordial -ob audire- de escucha atenta y de actuar en consecuencia. De allí mi intención de destacar que el hijo mayor no se comporta tanto como un hijo sino más bien como un jornalero o, mejor, un capataz. Y a su Padre lo vé como dueño y propietario, y allí pone igual distancia cordial, tal como el hijo menor.
De cualquier modo le agradezco a Dios y a usted sus palabras: la reciprocidad fraterna nos crece la Buena Noticia.

Bendiciones

Paz y Bien

Ricardo

Publicar un comentario

ir arriba