De la estricta observancia



Para el día de hoy (26/02/13):  
Evangelio según San Mateo 23, 1-12


(La polémica ya estaba abierta desde hace tiempo, y las invectivas del Maestro -frente a una multitud y a los Doce- no iba a pasar desapercibida.
Jesús de Nazareth cuestiona gravemente las actitudes y enseñanzas de escribas y fariseos: la mención a la cátedra de Moisés no es abstracta, pues se refería al sitio -silla o mueble- desde donde se impartía la enseñanza oficial de la Ley. Desde ese lugar, esa Ley que se había constituido como instrumento de liberación para Israel, se había tornado en una carga insoportable para el pueblo, imposible de cumplir y que además provocaba la exclusión de muchos, una religión para una limitadísima elite.

Sin embargo, el problema no estribaba en el cúmulo de normas, sino en quienes las imponían.
Ellos ataban cargas en los cuerpos y corazones de las gentes, pero a nadie auxiliaban para que esa carga fuera más ligera.
Ellos obligaban a los otros a actuar de una manera extrema -a menudo absurda-, más ellos mismos se autoeximían del cumplimiento.
Ellos se aferraban al parecer antes que al ser y al hacer, ellos eran la pura exterioridad, la pompa, el boato, los rótulos de autoridad y veneración.

Pero en la cátedra de la Gracia de Jesús las cosas son bien distintas.
La estricta observancia no pasará por los códigos de conductas religiosas y sociales a seguir, sino por el amor que se encarne a cada instante. Todo lo demás puede llegar a ser importante, pero lo que nos define en humanidad es la caridad, que se expresa en el servicio generoso y desinteresado al otro.

En la batalla diaria contra el egoísmo y la soberbia, vamos viajando del yo en búsqueda del tú para arribar al buen puerto del nosotros)

Paz y Bien

2 comentarios:

Alfonso Huéscar Muñoz dijo...

Hola Ricardo ;antes nos conocíamos como "su chico" de blogs como Esperanzas en la Niebla
o Moniciones a la Palabra del Domingo

¡Hacía tiempo! Lo necesitaba para otros proyectos que requerían de todo mi esfuerzo
En lo que debían ser gratificantes, lo han sido gracias a Dios
En lo que podían causarme problemas, lo han causado también.
Por ambas cosas doy gracias a Dios.
La primera me ha hecho más generoso, más sensible, más humano
En lo segundo a sentir la tentación de odiar por sentirme odiado por la envidia, por romper
estatus establecidos, por querer saltarme la ley del seto: ninguna rama debe destacar porque pone en
evidencia a las demás

Pero mi vuelta no tiene nadad que ver con esto
Queremos, mi chica y yo, haceros partícipes de estos meses precedentes a nuestras bodas de plata;
y también seguir disfrutando, como si una superboda gitana ( o judía, que también duraban lo suyo)
de ella a traves de este blog al que os invitamos a visitar

http://alymc25.blogspot.com.es/

Un fuerte abrazo
Al + Mc

Ricardo Guillermo Rosano dijo...

Que alegría, chamigo!
Es muy grato leerte -pues sé que estás presente-, y más aún que compartas con tantos esta profunda vivencia tuya (con mi chica, en pocos días, cumpliremos los primeros 22 años de casados)
Seguramente Ella estuvo...de cualquier modo y con tu anuencia fraterna, voy a pedirle a María de Nazareth que se encargue de que el vino bueno no se nos termine, que no se nos apague la fiesta de la vida.
Porque donde está la Madre, seguro está el Hijo.
Un abrazo grande para tí y tu chica
Paz y Bien

Ricardo

PD: chamigo es una conjunción que suele usarse en el litoral de estas tierras, originaria de la lengua guaraní: che - amigo, algo así como tú-mi-amigo, y me agrada muchísimo utilizarla!

Publicar un comentario

ir arriba